Skip to Main Content

PUNTOS CLAVE

Puntos clave

  1. La sepsis es un síndrome potencialmente mortal que refleja tanto una infección como la respuesta sistémica del hospedador. Tiene muy amplia variedad de presentaciones y manifestaciones que tienen en común alguna forma de disfunción orgánica. Los resultados en pacientes con sepsis se mejoran con un enfoque organizado de la terapia que aborda la reanimación rápida, los antibióticos y el control del origen.

  2. El control de la fuente es un concepto clave en el tratamiento de la mayoría de las infecciones quirúrgicamente relevantes. El material infectado o necrótico se debe drenar o eliminar como parte del plan de tratamiento en este contexto. Los retrasos en el control de la fuente adecuada se asocian con peores resultados.

  3. Principios relevantes para la profilaxis antibiótica apropiada para la cirugía: a) seleccione un agente con actividad contra los organismos que comúnmente se encuentran en el sitio quirúrgico, b) administre la dosis inicial del antibiótico dentro de los 30 minutos anteriores a la incisión, c) redosifique el antibiótico durante las operaciones prolongadas en función de la vida media del agente para asegurar niveles adecuados en los tejidos y d) limite el régimen antibiótico a no más de 24 horas después de la cirugía para la profilaxis de rutina.

  4. Cuando se usan antibióticos para el tratamiento de una infección grave se deben seguir varios principios: a) identificar las posibles fuentes de infección, b) seleccionar un agente (o agentes) que tendrá(n) eficacia contra organismos probables para estas fuentes, c) comenzar terapia rápida con amplia cobertura, ya que la terapia con antibióticos inadecuada o retrasada trae como resultado un aumento de la mortalidad, d) cuando sea posible, obtenga cultivos en forma temprana y use los resultados para refinar la terapia, e) si no se identifica una infección después de 3 días considere la suspensión de los antibióticos en función del curso clínico del paciente y f) descontinuar los antibióticos después de un curso de tratamiento adecuado.

  5. La incidencia de infecciones en el sitio quirúrgico puede reducirse mediante la preparación adecuada del paciente, la administración antibiótica perioperatoria oportuna, el mantenimiento de la normotermia y la normoglucemia perioperatorias, y el manejo adecuado de las heridas.

  6. Las claves para obtener buenos resultados en pacientes con infección necrosante de tejidos blandos son el reconocimiento temprano y el desbridamiento adecuado del tejido infectado con desbridamiento repetido hasta que no haya más signos de infección.

  7. El contagio del VIH y otras infecciones que se transmiten por la sangre y los fluidos corporales del paciente al personal sanitario se pueden minimizar mediante la práctica de precauciones universales que incluyen el uso rutinario de barreras al anticipar el contacto con la sangre o los fluidos corporales, el lavado de las manos y otras superficies de la piel inmediatamente después del contacto con sangre o fluidos corporales, y un manejo y desecho cuidadoso de los instrumentos cortantes durante y después del uso.

ANTECEDENTES

...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.