Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

El edema pulmonar constituye una emergencia de riesgo vital que requiere de atención inmediata, así como de monitorización hemodinámica y clínica. Estos requerimientos hacen obligado el ingreso del enfermo a la unidad de atención intensiva.

Por la alteración fisiopatológica que le da origen ha sido clasificado en dos grandes grupos: cardiogénico (dependiente de presión hidrostática) y no cardiogénico (dependiente de permeabilidad alterada).

En los enfermos en estado crítico es frecuente encontrar combinaciones, es decir, la suma de factores de origen cardiaco y de permeabilidad alterada.

Como diagnóstico que causa el ingreso a la unidad de terapia intensiva (UTI) corresponde aproximadamente al 10%, mientras que su mortalidad hospitalaria se ubica entre 10 y 25%. La mortalidad estimada al año de esta emergencia crítica se aproxima al 40%.10

En este capítulo, que está orientado sólo a la terapéutica, haremos la revisión por separado de las opciones terapéuticas que existen. Sin embargo, hay recursos que comparten las dos diferentes formas de edema pulmonar.

EDEMA AGUDO PULMONAR CARDIOGÉNICO (EPC)

El aumento de la presión hidrostática en los capilares pulmonares da como resultado un aumento de la fuga capilar al espacio intersticial y alveolar, lo cual desestabiliza las unidades alveolares y consecuentemente provoca la pérdida de la relación ventilación/perfusión.10 En la mayoría de los casos se debe a una sobrecarga de volumen o al deterioro de la función del ventrículo izquierdo, lo que da lugar a presiones vasculares pulmonares elevadas. Las causas más frecuentes del EPC en la UTI se resumen en el cuadro 4–1.

Cuadro 4–1.Causas más frecuentes del edema pulmonar cardiogénico y no cardiogénico en la unidad de cuidados intensivos.

Los enfoques terapéuticos se clasifican como intervenciones cardiovasculares, que tienen como objetivo reducir la fuga de líquido hacia el espacio intersticial, o intervenciones pulmonares. Sus objetivos son: reducir la precarga del VI, reducir la poscarga y optimizar la contractibilidad cardiaca. Aunque es más efectivo en el contexto del EPC, la reducción de la presión hidrostática capilar pulmonar también puede mitigar la severidad del edema pulmonar no cardiogénico10 (cuadro 4–2).

Cuadro 4–2.Principales fármacos utilizados en el manejo del EPC.

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.