Skip to Main Content

+

La resonancia magnética cardiovascular (CMR, del inglés cardiovascular magnetic resonance) es un instrumento cada vez más útil en el diagnóstico y el tratamiento de pacientes con miocardiopatía, porque puede determinar la masa, la función y los volúmenes cardíacos, con una precisión y reproducibilidad sin precedentes en el área clínica, identificar la fibrosis con patrones diagnósticos característicos y valorar la inflamación miocárdica activa. El uso de estas técnicas está siendo útil en el diagnóstico, en orientar opciones de tratamiento y en la estratificación de riesgos (Prasad et al., 2002). Esta revisión resumirá el papel de la CMR en las principales miocardiopatías.

+

 

+

Las técnicas con gradiente eco suelen realizarse como adquisiciones de fase múltiple, permitiendo que las imágenes sean adquiridas con gran resolución espacial y temporal. Estas imágenes se utilizan para valorar la función ventricular regional y la función global, utilizando cortes contiguos del eje corto que abarcan los ventrículos desde la base a la punta. La función diastólica puede valorarse desde el grupo del eje corto determinando las tasas máximas de llenado y las curvas tiempo-volumen. La CRM de espín-eco de sangre venosa representa bien la anatomía cardíaca. Estas imágenes pueden ser ponderadas según las características magnéticas de los tejidos. Esto es útil para identificar el edema miocárdico, que es claro en imágenes en T2, a diferencia de la infiltración grasa, en la que se observa una señal intensa en imágenes ponderadas en T1. Las imágenes tardías con refuerzo de gadolinio se utilizan para valorar el espacio intersticial miocárdico. Esto se logra utilizando imágenes ponderadas en T1 unos 10-20 minutos después de una embolada intravenosa de contraste de gadolinio extracelular. Es muy notable un hiperrefuerzo miocárdico cuando el espacio intersticial se expande con necrosis (infarto agudo) o fibrosis (infarto crónico u otro proceso cicatrizante). La distribución del hiperrefuerzo también es muy útil. El infarto debido a coronariopatía siempre afecta al subendocardio con variable extensión transmural, y se relaciona con el territorio de la arteria coronaria (Kim et al., 2000). A este respecto, los diversos patrones de distribución en la miocardiopatía son diferentes. Finalmente, se puede utilizar la cartografía con velocidad de contraste de fase para determinar el flujo y las velocidades del chorro en los vasos; es una técnica que puede considerarse análoga a una forma bidimensional de Doppler.

+

 

+

La miocardiopatía hipertrófica (HCM, del inglés hypertrophic cardiomyopathy) se asocia a una manifestación fenotípica variable y a un riesgo aumentado de muerte súbita cardíaca e insuficiencia cardíaca. La CMR proporciona una visualización muy clara de todo el ventrículo izquierdo, que sirve para identificar la hipertrofia regional. Esto es particularmente útil en la HCM apical, donde la ecocardiografía a menudo proporciona resultados subóptimos (Moon et al., 2004a), y donde la hipertrofia regional respecta el tabique. La cartografía de velocidad puede utilizarse para determinar el gradiente en el tracto de flujo del ventrículo izquierdo. Las imágenes tardías con refuerzo de gadolinio muestran captación diferente del infarto debido ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.