Skip to Main Content
¿Surgen los cán..

+

Diversas vías pueden llevar al cáncer, entre ellas la exposición a carcinógenos, determinados virus e influencias hormonales. Entre los mecanismos patogénicos habituales del cáncer humano se encuentra la inflamación, a menudo producida por un agente infeccioso. Son ejemplos el virus de la hepatitis B (en el carcinoma hepatocelular) y la infección por Helicobacter pylori [en el linfoma de tejido linfoide relacionado con la mucosa (MALT, del inglés mucosa-associated lymphoid tissue) gástrica y el adenocarcinoma gástrico].

+
+

La inflamación suele estar mediada en los tejidos por una entrada de células de diversas estirpes derivadas de la médula ósea. Sin embargo, siempre se ha creído que las neoplasias epiteliales que surgen en órganos inflamados derivaban de células epiteliales que eran componentes residentes del tejido, y no células que emigran al tejido desde la médula ósea. Los datos recientes arrojan alguna duda sobre este concepto.

+
+

Houghten et al. (2004) crearon quimeras de medula ósea (las células de la médula ósea no se distinguían de otros tejidos del huésped) administrando radiación letal a ratones y reconstruyendo la médula destruida del ratón con progenitores de médula ósea de un donante que expresa un gen de β-galactosidasa no de mamífero que es detectable por métodos histoquímicos. Infectaron después estos ratones con Helicobacter felis, un familiar de H. pylori que causa cáncer gástrico epitelial en ratones como resultado final de la inflamación gástrica crónica. Los tumores gástricos resultantes se parecen a los adenocarcinomas gástricos que se observan en los seres humanos como consecuencia de una gastritis crónica por H. pylori.

+
+

Cuando los autores examinaron los cánceres gástricos en este modelo de ratón, observaron que las células tumorales contenían la enzima β-galactosidasa que marcaba las células derivadas de la médula ósea. Era oficialmente posible que el transgén de las células de médula ósea del donante fuera de alguna forma recogido y expresado por células epiteliales gástricas, como consecuencia de la inflamación crónica. Para valorar más el papel de las células derivadas de la médula en la carcinogénesis gástrica inducida por Helicobacter, los autores usaron donantes de médula ósea machos y los receptores fueron hembras; además, marcaron las células del donante con la expresión de una forma de actina marcada con proteína con fluorescencia verde, de forma que las células derivadas de la médula ósea tendrían dos marcadores para diferenciarlas de las células del huésped. En este modelo, como en el anterior experimento, las células del adenocarcinoma gástrico expresaron tanto el cromosoma Y como la fluorescencia verde que marcaba las células derivadas de la médula ósea.

+
+

Otras formas de lesión de la mucosa gástrica que eran menos graves que la gastritis por Helicobacter no desembocaron en un implante gástrico local de células derivadas de la médula ósea.

+
+

Los resultados de estos experimentos tienen nuevas implicaciones importantes en la carcinogénesis, en el estómago en particular y quizá en otros órganos en general. Parece que ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.