Skip to Main Content

+

El primer tratamiento endobronquial lo realizó en 1897 Gustav Killian al sacar un trozo de hueso de cerdo impactado en el bronquio principal derecho de un granjero de 63 años. Killian utilizó un esofagoscopio rígido de Rosenheim modificado con unas largas pinzas rígidas para retirar el cuerpo extraño. Unos meses antes había realizado la primera broncoscopia al introducir un endoscopio por la laringe de un voluntario hasta el nivel lobar. Desde entonces, tanto la endoscopia como las técnicas de tratamiento endobronquial han experimentado desarrollos paralelos en cuanto a tecnología, técnicas de producción industrial y técnicas de anestesia local y general. En 1964, Shegedo Iketa inventó el fibroscopio, cuya producción comercial se inició en 1968 inaugurando una nueva era en la endoscopia diagnóstica y terapéutica.

+

Todas las modalidades terapéuticas endobronquiales que se describen aquí pueden llevarse a cabo mediante técnicas broncoscópicas flexibles, rígidas o flexibles a través de broncoscopios rígidos. La resección por láser se realiza normalmente —aunque no exclusivamente— mediante un broncoscopio rígido.

+

El broncoscopio rígido es un tubo de metal que se inserta a través de la tráquea para visualizar el árbol traqueobronquial mediante una lente telescópica. La broncoscopia rígida permite la intubación directa y un mejor control de la vía respiratoria, lo que resulta conveniente para el tratamiento endobronquial. Pueden usarse al mismo tiempo fibras láser, catéteres de aspiración y pinzas. Precisa anestesia general y suele realizarse en un quirófano por personal más experto.

+
+

La fibrobroncoscopia emplea un broncoscopio flexible que permite un mejor acceso a los lóbulos superiores y las vías respiratorias distales. Se trata de una intervención ambulatoria que se realiza con anestesia local y sedación moderada. La fibrobroncoscopia tiene también varios inconvenientes frente a la broncoscopia rígida, como un control relativamente malo de la vía respiratoria, ya que el conducto de trabajo de los fibrobroncoscopios es pequeño.

+
+

Las lesiones traqueobronquiales suelen debutar con disnea, tos, molestias pectorales, hemoptisis, estridor o sibilancias localizadas. Entre los antecedentes del paciente puede haber un cáncer, una aspiración o un cuerpo extraño conocidos, una cirugía o intubación previa de la vía respiratoria, una neumonía recurrente u otros cuadros subyacentes congénitos o adquiridos con afectación de las vías respiratorias.

+
+

Aunque las lesiones traqueobronquiales pueden detectarse a veces en las radiografías de tórax o las tomografías computarizadas (CT, del inglés computed tomography), normalmente se requiere la visualización directa de la vía respiratoria con un broncoscopio para poder definir la naturaleza y la extensión de la lesión y, en su caso, tratarla. Si no es urgente, el tratamiento puede determinarse por las propiedades de la lesión (p. ej., localización de la vía aérea, masa endobronquial con obstrucción parcial o completa, compresión extrínseca, estenosis, malacia), la histología de las lesiones obstructivas, el tratamiento curativo más adecuado, la tolerancia y aceptación del paciente, y la presencia de un equipo apropiado y operadores expertos.

+

 

+

La aspiración de cuerpos extraños es poco frecuente ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.