Skip to Main Content

+

El objetivo principal del tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal (IBD, del inglés inflammatory bowel disease) es la supresión efectiva y duradera de la respuesta inflamatoria, a fin de conseguir y mantener la remisión clínica. No obstante, incluso en los casos en que el tratamiento resulta eficaz, la pared intestinal puede contener una inflamación subclínica persistente que contribuye significativamente al riesgo de recaída. Pese a ello, la valoración de esta inflamación intestinal sigue suponiendo un reto difícil. En la actualidad, el método más fidedigno exige el uso de la endoscopia con toma de biopsias. En el caso de la enfermedad de Crohn, la endoscopia no siempre permite llegar hasta la zona de la lesión. Además, los parámetros analíticos más utilizados para valorar la inflamación, como la velocidad de sedimentación y la proteína C reactiva (CRP, del ingés C-reactive protein), no son lo bastante específicos ni sensibles.

+
+

La calprotectina es una proteína del citosol del granulocito que ha resultado ser un indicador excelente de la inflamación intestinal. Es estable en las heces durante varios días luego de su excreción, puede medirse con facilidad mediante equipos comercializados y guarda buena correlación con la excreción de leucocitos marcados con indio, que es más difícil de determinar. Su uso se ha propuesto como prueba no invasora para la evaluación directa de la inflamación intestinal de los pacientes con IBD. De hecho, se ha dicho que una concentración fecal elevada de esta proteína permitiría identificar a los pacientes con IBD en remisión sujetos a riesgo de recaída precoz. Sin embargo, varios estudios sugieren que podría haber diferencias en cuanto a la prediccion de las recaídas en los pacientes con colitis ulcerosa y con enfermedad de Crohn. Costa et al. (2005) llevaron a cabo un estudio para saber si había tales diferencias de predicción de las recaídas entre estos dos grupos cuando se usaba la calprotectina. Siguieron durante 12 meses a 79 pacientes consecutivos diagnosticados de IBD quiescente (38 con colitis ulcerosa y 41 con enfermedad de Crohn). Además de otras valoraciones clínicas y análisis de sangre, al principio del estudio se recogieron muestras únicas de heces de cada paciente y midieron las concentraciones de calprotectina mediante un inmunoanálisis ligado a enzimas comercial.

+
+

En la enfermedad de Crohn, los autores constataron una mediana de los valores de calprotectina de 220.1 μg/g en los pacientes que recayeron durante el seguimiento y de 220.5 μg/g en los que mantuvieron la remisión. Por otra parte, la mediana de los valores de calprotectina fue de 220 μg/g en los pacientes con recaídas de colitis ulcerosa y de 67 μg/g en los que no recayeron.

+
+

Costa et al. hallaron un incremento de dos veces y de catorce veces, respectivamente, en el riesgo de recaída de los pacientes con enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa en remisión clínica que presentaron cifras de calprotectina fecal superiores a 150 μg/g. Por tanto, llegaron a la conclusión ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.