Skip to Main Content

+

La nefropatía inducida por las sustancias de contraste (CIN, del inglés, contrast agent-induced nephropathy) produce una disminución de la función renal que comienza inmediatamente después de inyectar en la circulación un agente de contraste yodado. La CIN muestra un espectro de gravedad continuo que depende de la relación entre la función renal basal del paciente y el grado de descenso de la misma. Como consecuencia de ello, la gravedad de la CIN varía desde un cuadro banal hasta un proceso que pone la vida en peligro. En muchos casos, el deterioro de la función renal es reversible: en general empieza a recuperarse a los 2 días y los valores basales de la creatinina sérica se normalizan en 3-5 días (Briguori et al., 2003). En otros casos puede haber una pérdida variable pero definitiva de la función renal, y algunos pacientes tienen que someterse a una diálisis temporal o permanente.

+

A efectos de clasificación y del análisis estadístico, la CIN suele considerarse como un fenómeno categórico, aunque esto es, evidentemente, una simplificación excesiva. Se han utilizado varias definiciones, como el aumento de la creatinina sérica (SCr) en ≥ 25 %, ≥ 50 %, o ≥ 0.5 mg/dL por encima de los valores basales a las 48 horas de administrar el contraste.

+

La CIN es responsable de > 10 % de los casos de insuficiencia renal adquiridos en el hospital y es la tercera causa, por orden de frecuencia, de insuficiencia renal de nueva aparición en los pacientes hospitalizados (McCullough et al., 1997; Merten et al., 2004). La CIN también suele exigir una hospitalización prolongada además de provocar aumento de la morbilidad, de la mortalidad, y de los gastos (Stone et al., 2003).

+

 

+

Existen tres variables que están asociadas intensa y constantemente al riesgo de la CIN: la función renal basal, la diabetes mellitus y la dosis del agente de contraste.

+

 

+

La función renal basal del paciente es el principal determinante del riesgo de CIN. Alrededor del 90 % de los casos se dan en los pacientes que tienen un deterioro previo de la función renal (Murphy et al., 2000). El riesgo aumenta conforme desciende la función renal. La incidencia de la CIN es insignificante en los pacientes cuya función renal es normal, aunque padezcan diabetes mellitus (Briguori et al., 2003). Sin embargo, se ha publicado una incidencia del 4-11 % cuando los valores basales de SCr están entre 1.5 y 4.0 mg/dL, y de > 40 % cuando la SCr es > 4.0 mg/dL (Briguori et al., 2003). Los casos de insuficiencia renal que exigen diálisis se observan en los pacientes con valores basales de creatinina en plasma > 4 mg/dL (Briguori et al., 2003).

+

 

+

La diabetes mellitus es un factor de riesgo importante para la aparición de la CIN. Aunque los pacientes diabéticos con una función renal conservada no tienen riesgos importantes de CIN, ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.