Skip to Main Content

+

En los últimos años, se han identificado mutaciones en las subunidades B (SDHB) y D (SDHD) de la succinato deshidrogenasa en pacientes con paragangliomas y feocromocitomas familiares. Un estudio anterior (Neumann et al., 2004) había sugerido una correlación genotipo-fenotipo en los pacientes afectados.

+

Benn et al. (2006) han realizado un estudio prospectivo en 116 pacientes diagnosticados de mutaciones en SDHB o SDHD procedentes de 62 familias; 43 familias estaban afectadas por la mutación en SDHB y 19 familias por la mutación en SDHD. Los tumores se clasificaron como feocromocitoma de las suprarrenales, paraganglioma torácico extrasuprarrenal, paraganglioma abdominal extrasuprarrenal o paraganglioma de la cabeza y el cuello. La malignidad se definió por la presencia de metástasis a distancia, como en hígado, pulmones, ganglios linfáticos y huesos.

+

La mayoría (15/19, 79%) de los casos índice SDHD tenía afectación familiar conocida, mientras que solamente un tercio (16/42, 37%) de los casos índice SDHB la tenía. Aproximadamente el 85% de los portadores de mutaciones mostraba síntomas en el momento de la presentación. Cinco de 38 familiares asintomáticos que resultaron ser portadores de la mutación tenían pruebas de enfermedad activa cuando se estudiaron mediante análisis de catecolaminas en orina o pruebas de imagen.

+

En la cirugía inicial, el 59% de los portadores de la mutación en SDHB tenía únicamente tumores abdominales extrasuprarrenales y el 22% tenía metástasis. En cambio, el 89% de los portadores de mutaciones en SDHD tenía sólo tumores de cabeza y cuello (p < .001) no presentando ningún portador pruebas de metástasis en la cirugía inicial (p = .005). Los portadores de la mutación en SDHD tuvieron más probabilidades de que se les identificaran tumores múltiples (30% frente a 12%, p = .02) en su primera intervención quirúrgica.

+

Los portadores de mutaciones en SDHD tuvieron una odds ratio de 24.3 de tener un tumor de cabeza y cuello (p < .001) pero un riesgo de sólo 0.28 de tener un tumor abdominal extrasuprarrenal (p = .02), en comparación con los portadores de mutaciones en SDHB. Los mutaciones en SDHB tuvieron una tasa de malignidad superior (37.5% frente a 7.7%, p = .02), con una mediana de edad de 48 años en el momento del diagnóstico de malignidad.

+

En resumen, las mutaciones en SDHB se asociaron con enfermedad extrasuprarrenal y malignidad, mientras que las mutaciones en SDHD se asociaron con paragangliomas de cabeza y cuello y tuvieron una probabilidad mayor de ser multifocales. En numerosos casos se descubrió una afectación familiar, demostrando así que la ausencia de antecedentes familiares no excluye la participación genética. Esto resulta especialmente importante pues incluso en los portadores asintomáticos de mutaciones se descubrió enfermedad activa. Por ello, probablemente deberían contemplarse las pruebas genéticas en todos los familiares de primer grado de los pacientes que son portadores de mutaciones en SDHB o SDHD. Para controlar la presencia de enfermedad, podría valorarse como un programa eficaz de vigilancia la realización de anamnesis y exploración física completas, con análisis anuales de orina y estudios de imagen cada dos años.

+

Cabe discutir si deben realizarse pruebas genéticas para detectar mutaciones de la línea germinal en todos ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.