Skip to Main Content

+

A lo largo del último medio siglo, se han relacionado con el desarrollo de la enfermedad de Parkinson determinados factores ambientales. Estudios previos sobre la asociación entre esta enfermedad y el traumatismo craneoencefálico han arrojado resultados conflictivos, quizá en parte debido a la dificultad para controlar factores de riesgo de confusión en pacientes genéticamente distintos. Un estudio reciente ha intentado valorar de nuevo la asociación entre enfermedad de Parkinson y traumatismo craneoencefálico utilizando parejas de gemelos para controlar las diferencias genéticas y, en menor medida, las ambientales.

+

Los gemelos de este estudio fueron identificados a partir del World War II Veteran Twins Registry, que recoge alrededor de 16 000 parejas de gemelos de raza blanca nacidos entre 1917 y 1927. El diagnóstico de enfermedad de Parkinson fue verificado por especialistas en trastornos del movimiento y otros neurólogos, desconocedores de la situación del hermano y del diagnóstico del especialista en trastornos del movimiento. El antecedente de traumatismo craneoencefálico se determinó mediante una entrevista telefónica estructurada. En los casos diagnosticados de demencia, se concertaron entrevistas por poderes para obtener datos de antecedentes personales. Con el fin de ayudar a limitar el sesgo de recuerdo, tanto los traumatismos craneoencefálicos notificados por la parte interesada como la ausencia de este antecedente se confirmaron revisando los historiales médicos, en todos los casos en que estuvieran disponibles. 

+

Se identificaron 142 parejas de gemelos discordantes respecto a la enfermedad de Parkinson (60 parejas de monocigotos, 8 parejas de dicigotos y 8 sin aclaración de este dato, tras determinación de múltiples pruebas de reacción en cadena de la polimerasa o cuestionarios estándar). No obstante, sólo se obtuvieron todos los datos en 93 de las parejas discordantes. Veintinueve personas refirieron al menos un traumatismo craneoencefálico y el 52% de los mismos requirió hospitalización.

+

Los autores encontraron que, utilizando un análisis univariable, el traumatismo craneoencefálico se asoció con un mayor riesgo de enfermedad de Parkinson (OR 3.0, CI 95% 1.2-7.6, p = .020), y este efecto tuvo incluso más fuerza utilizando un modelo ajustado al tipo de interlocutor (el interesado o un allegado) y los años de consumo de tabaco (OR 3-8, CI 95% 1.3-11, p = .014). La magnitud de esta asociación fue menor en las parejas dicigotas y mayor en las monocigotas, aunque esta diferencia no alcanzó significación estadística; este dato es importante pues sugiere que esta asociación demostrada es poco probable que resulte confundida por otra predisposición genética, pues los gemelos monocigotos son casi idénticos genéticamente. El riesgo de enfermedad de Parkinson aumentó con los episodios múltiples de traumatismo craneoencefálico, así como con la mayor gravedad del traumatismo, cuando éste se definió como un traumatismo craneoencefálico que había precisado hospitalización.

+

En el estudio se identificaron 21 parejas de gemelos adicionales en las que ambos estaban afectados; en 18 de estos gemelos concordantes se dispuso de todos los datos. Se apreció como tendencia que el traumatismo craneoencefálico era más frecuente en el gemelo de la pareja cuya enfermedad de Parkinson había comenzado a una edad más temprana.

+

Los estudios de gemelos son útiles pues estas personas comparten muchas características genéticas e, incluso, ambientales, que pueden confundir otros ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.