Skip to Main Content

+

INHIBIDORES DE LA ENZIMA CONVERTIDORA DE LA ANGIOTENSINA

+

Ensayos clínicos aleatorizados y controlados (RCT, del inglés randomized controlled clinical trials) han demostrado que el uso de los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (ACE; del inglés angiotensin-converting enzyme) en pacientes con reducción de la función del ventrículo izquierdo puede disminuir de forma significativa el riesgo de muerte cardiovascular, así como las hospitalizaciones por insuficiencia cardíaca en el infarto agudo de miocardio.1 Este efecto se ha demostrado en diferentes poblaciones de pacientes, desde casos graves de insuficiencia cardíaca florida hasta otros de disfunción asintomática del ventrículo izquierdo durante el infarto agudo del miocardio. Tan importantes resultados se han conseguido con múltiples inhibidores de la ACE, lo que proporciona una base sólida para contemplarlo como efecto de clase, con la consiguiente nota de precaución sobre la importancia del ajuste a las dosis utilizadas en los RCT para conseguir este efecto. Los inhibidores de la ACE han sido considerados durante mucho tiempo el "tratamiento fundamental" de los pacientes con insuficiencia cardíaca y se les ha otorgado, consecuentemente, el máximo nivel de evidencia en pro de su utilización en las guías internacionales de práctica clínica.2

+

Los inhibidores de la ACE fueron desarrollados inicialmente de forma específica como antihipertensivos y, posteriormente, estudiados en la insuficiencia cardíaca como agentes para disminuir la carga ventricular. La capacidad de los inhibidores de la ACE para atenuar el remodelamiento del ventrículo izquierdo introdujo otro mecanismo que mejoraba aún más nuestro conocimiento y ampliaba las aplicaciones clínicas de estos fármacos.3 Este trabajo proporcionaba así un marco para sondear otras poblaciones, en las que el tratamiento con inhibidores de la ACE demostró de forma constante disminuir el riesgo de insuficiencia cardíaca y reducir la mortalidad. Durante los últimos 25 años, los RCT han seguido demostrando nuevas ventajas del uso de los inhibidores de la ACE para otros importantes objetivos clínicos, como la disminución de los infartos de miocardio, del desarrollo de diabetes mellitus, así como de la incidencia de fibrilación auricular. Con estos descubrimientos clínicos se han atribuido nuevos mecanismos de acción a los inhibidores de la ACE. Extensas revisiones confirman ahora la importancia de los inhibidores de la ACE en el estado de oxidorreducción vascular, en las vías de señalización celular que regulan el crecimiento y la apoptosis, y en la formación extracelular del colágeno.4

+

 

+

BLOQUEANTES DEL RECEPTOR DE LA ANGIOTENSINA

+

El desarrollo de los bloqueantes del receptor de la angiotensina (ARB, del inglés angiotensin receptor blockers) ofreció un medio farmacológicamente diferente de inhibición del sistema renina-angiotensina (RAS) en el receptor de la angiotensina tipo 1 (AT1). Más que inhibir la enzima convertidora, disminuyendo así la producción de angiotensina II a partir de su precursor inactivo, la angiotensina I, los ARB bloquean de forma competitiva el receptor AT1, lo que se ha asociado con vasoconstricción, retención de sodio y proliferación vascular que, en exceso, promueven la fibrosis y otras acciones nocivas. Sería de esperar que el bloqueo ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.