Skip to Main Content

+

La depresión se ha asociado anteriormente con un aumento del riesgo de coronariopatía y una mayor mortalidad, pero la relación entre el accidente cerebrovascular y los síntomas depresivos no ha sido aún bien estudiada. Con el fin de detectar esta posible asociación, un estudio reciente (Salaycik et al., 2007) ha utilizado datos procedentes de la gran cohorte enrolada en el Framingham Heart Study.

+

Se incluyeron 4120 pacientes, en su mayoría casados, el 56% de los cuales eran mujeres. Se les clasificó por edad; el 54% era <65 años. Cada persona fue seguida durante un período de 8 años, registrándose los procesos cardiovasculares, entre ellos el accidente cerebrovacular isquémico, el accidente cerebrovacular hemorrágico y el accidente isquémico transitorio (TIA). Para detectar síntomas de depresión, se evaluó inicialmente a todas las personas utilizando la escala de depresión del Center for Epidemiological Studies (CES-D), que califica de 0 a 60, indicando las puntuaciones más altas una mayor cantidad de síntomas depresivos. Para los fines de este estudio, las puntuaciones ≥ 16 indicaron síntomas depresivos, siendo inicialmente la media de la escala CES-D de la cohorte de 6.0 ± 7.5.

+

Durante los 8 años de seguimiento, se produjeron 144 accidentes cerebrovaculares (85% isquémicos) y 84 TIA confirmados mediante la revisión de los historiales clínicos realizada por dos neurólogos del estudio. Entre las personas <65 años, los pacientes con depresión tenían una probabilidad cuatro veces mayor de sufrir un acidente cerebrovascular o un TIA que los que no tenían síntomas depresivos [cociente de riesgo (HR), 4.21; intervalo de confianza (CI) del 95%, 2.00-8.86; p < .001]. Este resultado no se alteró cuando se relizaron los ajustes precisos por los factores de riesgo establecidos de accidente cerebrovacular, el nivel educativo o el empleo de fármacos antidepresivos. Cada aumento de 10 puntos en la escala CES-D se asoció con casi el doble de riesgo de accidente cerebrovacular, incluso tras ajustar por los factores de riesgo de accidente cerebrovacular. Fue llamativo que entre los pacientes >65 años no se registró asociación entre el accidente cerebrovascular o los TIA y los síntomas depresivos (HR, 0.78; CI del 95%, 0.46-1.32; p < .350). Esta falta de asociación persistió cuando se realizaron ajustes por los factores de riesgo cardiovascular, el nivel educativo o el consumo de antidepresivos.

+

En este estudio de personas en su mayoría caucásicas se demostró una asociación entre los síntomas depresivos y el riesgo de accidente cerebrovascular o TIA en personas  <65 años de edad, pero no en aquellas otras mayores de 65. La disparidad entre los dos grupos de edad resulta llamativa; son necesarios más estudios para poder explicar esta observación. Gran parte de la especulación sobre el mecanismo de asociación entre la enfermedad cardiovacular y la depresión afecta a marcadores biológicos compartidos o a la tendencia de la depresión a determinar patrones de conducta que aumentan el riesgo vascular, como la falta de ejercicio. Se debe explorar esta asociación con la finalidad de ampliar nuestro conociemiento sobre la fisiopatología del accidente cerebrovascular, la coronariopatía y la depresión. Además, queda por ver si un tratamiento adecuado de los síntomas depresivos podría disminuir el mayor riesgo de accidente cerebrovascular en estos pacientes; si fuera así, la depresión podría servir como otra diana importante para la modificación del riesgo vascular y  la prevención primaria.

+

 

+

 

Salaycik KJ et al: Depressive symptoms and risk of stroke. Stroke 38:16, 2007   [PubMed: 17138952]

¿Quiere acceso remoto para la suscripción de su institución?

Inicie sesión en su perfil MyAccess mientras está autenticado activamente en este sitio por medio de su institución (podrá verificar esto al ver la esquina superior derecha de la pantalla —si ve el nombre de su institución, está autenticado). Una vez que haya iniciado sesión en su perfil MyAccess, podrá acceder a la suscripción de su institución durante 90 días desde cualquier ubicación. Para mantener este acceso remoto, al menos una vez cada 90 días debe tener una sesión iniciada mientras está autenticado.

OK

Acerca de MyAccess

Si su institución está suscrita a este recurso, y usted no tiene una cuenta MyAccess, por favor consulte con el servicio de información de su biblioteca para obtener instrucciones sobre cómo acceder a este recurso fuera del campus.

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.