Skip to Main Content

+

La candidosis invasiva es una causa importante de morbilidad y mortalidad intrahospitalarias. El fluconazol y las equinocandinas tienen una buena actividad frente a la candidosis y un perfil de seguridad favorable, pero su eficacia no se ha comparado directamente. Reboli et al. (2007) han realizado un ensayo multicéntrico aleatorizado y doble ciego que ha comparado la anidulafungina (una equinocandina) con el fluconazol. El estudio se realizó en 47 centros participantes desde marzo de 2003 hasta octubre de 2004. Los pacientes tenían candidemia (definida por un hemocultivo positivo) o candidosis invasiva (definida por un cultivo positivo de una zona habitualmente estéril) en las 96 horas previas a su inclusión. Fueron excluidos aquellos pacientes que había recibido un azol durante ≥1 semana en el mes previo; o si tenían infección rebelde, aumento de las enzimas hepáticas, infección por Candida krusei, osteomielitis, endocarditis o meningitis. Los pacientes estudiados fueron clasificados según la puntuación APACHE II (≤20 frente a >20) y el recuento absoluto de neutrófilos (≤500 frente a >500/mm3) en el momento de su inclusión. Los pacientes fueron asignados aleatoriamente en una proporción 1:1 a recibir anidulafungina (una dosis de saturación de 200 mg, seguida de 100 mg diarios) o fluconazol (una dosis de saturación de 800 mg, seguida de 400 mg diarios) por vía IV. Con independencia del grupo de estudio, los pacientes podían recibir fluconazol oral después de al menos 10 días de tratamiento IV si se encontraban clínicamente bien y no tenían hemocultivos positivos. El seguimiento se prolongó durante 6 semanas después de la conclusión del tratamiento antifúngico. El análisis principal de eficacia valoró la respuesta global, incluido el éxito clínico y microbiológico, después del tratamiento IV. La eficacia se valoró también en otros momentos.

+

De los 261 pacientes reclutados, 245 fueron incluidos en la población de intención de tratar modificada, 127 de los cuales fueron asignados aleatoriamente al grupo de la anidulafungina y 118 al grupo de fluconazol. Las características basales y la distribución de las cepas de Candida fueron similares en ambos grupos. C. albicans fue la más frecuente y C. glabrata la segunda más frecuente. De la población del estudio, el 89% tenía sólo candidemia, y el 97% no tenía neutropenia. La valoración de la respuesta global después del tratamiento IV demostró curación en el 75.6% y en el 60.2% de los pacientes de los grupos de la anidulafungina y del fluconazol, respectivamente. Esta diferencia de 15.4 puntos de porcentaje (CI del 95%, 3.9–27.0) satisfizo los criterios de no inferioridad de la anidulafungina frente al fluconazol. En un modelo de regresión logística multivariable ajustado por tratamiento inmunosupresor, diabetes, tratamiento previo con un azol, infección por C. glabrata y retirada del catéter IV, las diferencias entre los dos grupos continuaron siendo significativas. La anidulafungina fue más eficaz que el fluconazol al completarse el tratamiento y en la revisión realizada 2 semanas después. La infección persistió en 8 pacientes tratados con anidulafungina (6.3%) y en 17 tratados con fluconazol (14.4%). Aproximadamente, una cuarta parte de los pacientes tratados con ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.