Skip to Main Content

+

Aproximadamente, en los Estados Unidos, cada año, medio millón de pacientes sufre una parada cardiaca intrahospitalaria y se somete a resucitación cardiopulmonar. Una parada cardiaca debida a fibrilación ventricular o a taquicardia ventricular sin pulso puede responder a la desfibrilación inmediata.

+

Chan et al. (2008) identificaron a 6789 pacientes con estas arritmias en 369 hospitales en un registro nacional; el 69.7% de estas paradas se debió a fibrilación ventricular y el resto estuvo causado por taquicardia ventricular sin pulso. Después de intentar la desfibrilación, se recuperó la circulación espontánea en el 61.4% de los pacientes, y el 34.1% de ellos sobrevivió al alta hospitalaria. En el análisis multivariable, la desfibrilación tardía (> 2 minutos) se asoció de forma significativa con la raza negra, un diagnóstico no cardíaco en el momento del ingreso, un número de camas hospitalarias < 250, su debut en una cama exenta de monitorización, y también fuera del horario habitual. De los pacientes con desfibrilación precoz, el 39.3% fue dado de alta del hospital en comparación con el 22.2% de aquellos que recibieron desfibrilación tardía, una diferencia significativa. Cuando este tiempo se expresó en minutos hasta la desfibrilación, se produjo una disminución monotónica en la supervivencia hasta el alta hospitalaria.

+

La probabilidad de librarse de discapacidad neurológica importante también fue significativamente mayor en aquellos pacientes sometidos a desfibrilación precoz en comparación con los sometidos a desfibrilación tardía.

+

El mensaje que debe extraerse de este estudio es que en la fibrilación ventricular o la taquicardia ventricular sin pulso, cada segundo cuenta en relación con la probabilidad de supervivencia hasta el alta hospitalaria y de alta sin alteración neurológica. En un editorial adjunto, Saxon (2008) comenta que el uso de desfibriladores externos automáticos de fácil disponibilidad para el personal no médico en las paradas cardiacas extrahospitalarias ha aumentado la probabilidad de supervivencia hasta más allá del 50%, superior a la observada en los hospitales participantes en este registro. La misma Saxon destaca también que este estudio de Chan et al. puede redirigir la atención a una mejor detección y una respuesta más rápida frente a estas graves arritmias en los hospitales estadounidenses.

Chan PS, Krumholz HM, Nichol G, et al: Delayed time to defibrillation after in-hospital cardiac arrest. N Engl J Med 358:9, 2008   [PubMed: 18172170]
Saxon LA: Survival after tachyarrhythmic arrest – what are we waiting for? N Engl J Med 358:77, 2008  [PubMed: 18172179]

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.