Skip to Main Content

+

Durante mucho tiempo se ha creído que en los centros sanitarios era mejor la utilización de sangre reciente; sin embargo, ningún dato clínico ha demostrado de manera convincente que la sangre reciente se asocie con unos mejores resultados después de la transfusión que la sangre más antigua. Generalmente, se considera que la sangre almacenada hasta 42 días puede transfundirse con seguridad. Algunas características de la sangre cambian durante su almacenamiento. Los niveles de 2,3-bisfosfoglicerato disminuyen con el tiempo, lo que aumenta la afinidad de la hemoglobina por el oxígeno y repercute en la eficacia de su liberación tisular. Incluso a la temperatura de almacenamiento, algunas de las enzimas generadoras de energía disminuyen su función con el paso del tiempo, de manera tal que la sangre más antigua resulta más vulnerable al traumatismo mecánico que la sangre reciente.

+

No obstante, Koch et al. de la Clínica Cleveland han abordado ahora el tema de las transfusiones con sangre reciente o antigua, comparando directamente los resultados en la cirugía de derivación coronaria y la cirugía de recambio valvular, en función de si se transfunde sangre almacenada menos de 2 semanas frente a sangre con una antigüedad superior a 2 semanas. Los autores evaluaron el curso clínico de 2872 pacientes que habían recibido 8802 unidades de sangre previamente almacenada durante ≤14 días, y lo compararon con el de 3130 pacientes que habían recibido 10782 unidades de sangre de antigüedad superior a 14 días. La mediana del tiempo de almacenamiento fue de 11 días para los receptores de sangre reciente y de 20 días para los receptores de sangre más antigua.

+

Los pacientes que habían recibido las unidades de sangre más antigua tuvieron una mayor mortalidad intrahospitalaria (2.8% frente al 1.7%, p = .004), mayor incidencia de fracaso renal (2.7% frente al 1.6%, p = .003), más probabilidades de permanecer intubados > 3 días (9.7% frente al 5.6%, p < .001) y una mayor tasa de mortalidad al cabo de un año (11% frente al 7.4%, p < .001) que los pacientes que habían recibido la sangre más reciente. La cantidad de sangre transfundida no fue diferente entre los grupos, pero no se dispone de datos sobre si los niveles del hematocrito y de la hemoglobina habían aumentado de forma similar en ambos grupos con el mismo volumen de sangre transfundida.

+

Estos datos son llamativos. Pudiera ser que fueran aplicables especialmente a los pacientes sometidos a cirugía de derivación cardiaca, teniendo en cuenta el estrés mecánico extra que sufren las células a su paso a través de la máquina de propulsión. Sin embargo, los datos indican que si en los pacientes con cirugía cardiaca la transfusiones se restringieran a eritrocitos recientes, de cada 28 pacientes operados un paciente adicional sobreviviría más de un año. Tales resultados invitan a nuevos estudios en otras enfermedades para valorar si la edad de los eritrocitos almacenados influye en los resultados.

+

 

Koch CG, et al: Duration of red-cell storage and complications after cardiac surgery. N Engl J Med 358:1229, 2008  [PubMed: 18354101]

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.