Skip to Main Content

+

El síndrome del túnel carpiano es la mononeuropatía más frecuente y se puede tratar con métodos quirúrgicos o no quirúrgicos. Estudios previos han indicado que la cirugía puede proporcionar mayor beneficio que la ferulización, pero sigue sin estar claro el tratamiento de elección, especialmente en pacientes con síntomas relativamente leves. Un reciente estudio (Jarvik et al., 2009) se propuso investigar si la cirugía era más beneficiosa que el tratamiento multimodal incruento en pacientes sin signos de denervación en el estudio electrodiagnóstico.

+

Los autores seleccionaron a 116 pacientes, de ocho centros, con signos electrodiagnósticos de síndrome del túnel carpiano sin denervación. Cada paciente había presentado síntomas durante al menos dos semanas y había sido tratado sin éxito de manera conservadora durante dos semanas consecutivas, incluyendo ferulización de la muñeca. Se distribuyó aleatoriamente a los pacientes para ser sometidos a cirugía o a tratamiento conservador multimodal con administración diaria de antiinflamatorios no esteroideos, visitas a un terapeuta de la mano, ferulización y ecografía en aquellos que presentaban síntomas refractarios después de seis semanas. Se advirtió a los pacientes del grupo conservador que no se sometieran a cirugía en los tres primeros meses posteriores a la aleatorización. A algunos pacientes también se les exploró el nervio mediano con resonancia magnética (MRI). El criterio de valoración primario que se midió fue la función de la mano al año utilizando el Carpal Tunnel Syndrome Assessment Questionnaire (CTSAQ); esta escala va de 1 a 5 y se ha demostrado que las diferencias clínicamente importantes vienen representadas por variaciones de entre 0,47 y 0,74 puntos en la escala.

+

En los primeros tres meses, sólo 42 de los 57 pacientes (74%) aleatorizados a cirugía fueron intervenidos, aunque 44 (77%) lo fueron en el plazo de un año. De los 59 pacientes aleatorizados a tratamiento conservador, 2 (3%) fueron intervenidos a los 3 meses y 23 (39%) al año. Aunque ambos grupos mejoraron al año, usando un análisis por intención de tratar los autores encontraron que había una mejoría significativamente mayor en el grupo de la cirugía que en el grupo conservador, tanto en el índice CTSAQ de función [delta, -0.40; intervalo de confianza (CI) del 95%, 0.11-0.70; p = .0081] como en el CTSAQ de síntomas (delta, 0.34; CI del 95%, 0.02-0.65; p = .0357).

+

Se realizaron más análisis para determinar si las pruebas electrodiagnósticas o la MRI podían pronosticar qué pacientes responderían a la cirugía. Para los pacientes con una latencia motora distal del nervio mediano < 5.0 ms, no se observaron diferencias entre el tratamiento quirúrgico y el conservador, lo que sugiere que puede ser un marcador útil a explorar en futuros estudios. Los pacientes con una señal nerviosa gravemente anómala en la MRI del nervio mediano tenían menor probabilidad de éxito con la cirugía en comparación con los que presentaban pocas o ninguna anomalía de señal, lo que sugiere que los pacientes con anomalías graves de señal pueden tener una lesión nerviosa irreversible. Se deben interpretar con precaución estos resultados de la MRI, ya que sólo se pudo practicar una MRI antes de la intervención a menos del 50% de los pacientes del estudio.

+

Como en muchos estudios de tratamiento quirúrgico, el entrecruzamiento de pacientes resulta una importante limitación. Sin embargo, se observó una mejoría estadísticamente significativa de la evolución al año con el tratamiento quirúrgico, aunque el grado de mejoría clínica demostrado respecto al tratamiento conservador sólo fue moderado. Claramente, tanto el tratamiento quirúrgico como el conservador produjeron mejorías al año y los pacientes tendrán que decidir con sus médicos el tratamiento que prefieren. A futuro, interesa una mayor investigación de si la MRI o el electrodiagnóstico ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.