Skip to Main Content

+

En la mayoría de los países, la lumbalgia es un problema médico frecuente, incapacitante y costoso. En general, los estudios de métodos quirúrgicos han sido desalentadores excepto en determinadas situaciones, como la estenosis vertebral lumbar. Se han demostrado algunos beneficios moderados a corto plazo mediante programas de ejercicio, entrenamiento postural, manipulación vertebral y acupuntura. Un reciente estudio (Lamb et al., 2010) se propuso probar si una terapia de grupo con un enfoque cognitivo conductual podía proporcionar beneficios duraderos a este grupo de pacientes difícil de tratar.

+

El estudio, realizado en Inglaterra, fue un ensayo comparativo multicéntrico aleatorizado, que incluyó un análisis de eficiencia. Durante dos años se distribuyó de forma aleatoria a 701 adultos. Los criterios de inclusión fueron la lumbalgia moderadamente molesta de al menos 6 semanas de duración que hubiera motivado una consulta en asistencia primaria en los 6 meses previos. Se excluía a los pacientes si su médico sospechaba una causa grave de lumbalgia, como tumor o infección, si padecían un trastorno psiquiátrico subyacente grave o si ya habían participado antes en una terapia cognitiva para su lumbalgia.

+

Antes de la distribución aleatorizada, todos los participantes recibieron una sesión de asesoramiento sobre tratamiento activo, de 15 minutos e impartida por enfermeros o fisioterapeutas, que se centraba en cómo permanecer activos, limitar el reposo en cama y tratar los síntomas; a los participantes también se les proporcionó bibliografía sobre el tema. Los asignados aleatorizadamente (2:1 a favor del tratamiento) al grupo control no se sometieron a ninguna otra intervención. Los asignados al tratamiento participaron luego en una intervención cognitivo-conductual que incluía asesoramiento individualizado de hora y media y seis sesiones de terapia de grupo, administradas por terapeutas y enfermeros, de hora y media de duración, dirigidas a las conductas y creencias sobre la actividad y el tratamiento de la lumbalgia. El criterio primario de valoración estudiado fue el beneficio mantenido sobre las escalas validadas de incapacidad y dolor a los 12 meses.

+

De cada grupo, el 85% completaron el estudio y se incluyeron en el análisis por intención de tratar. La razón de abandono más frecuente fue la negativa a completar los cuestionarios. A los 12 meses, la mejoría media en la escala de incapacidad de Roland Morris fue de 1.1 puntos para el grupo control y de 2.4 puntos para el grupo de  intervención, es decir, una diferencia de 1.3 puntos con un intervalo de confianza (IC) al 95% de 0.56–2.06 (p = .0008). El índice de incapacidad modificado de Von Korff cambió un 5.4% en el grupo control y un 13.8% en el grupo de tratamiento (diferencia, 8.4%; IC 95%, 4.47–12.32; p < .0001). El índice de dolor modificado de Van Korff cambió un 6.4% en el grupo control y un 13.4% en el grupo de tratamiento (diferencia, 7.0%; IC 95%, 3.12–10.81; p < .0001). El coste adicional del tratamiento con terapia cognitiva conductual en términos de años de vida ajustados por calidad (quality-adjusted-life-years: QALY) fue de 0.099 a favor de la  terapia cognitiva conductual, con un coste de 1786 libras por QALY, lo que alcanzó una probabilidad del 90% de ser eficiente a un umbral fijado de 3000 libras por QALY.

+

Este estudio demuestra que una intervención con terapia de grupo cognitivo- conductual puede tener éxito y, probablemente, ser eficiente en pacientes con lumbalgia subaguda y crónica. ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.