Skip to Main Content

+

El tratamiento abortivo de la migraña consiste principalmente en el uso de fármacos, como los analgésicos y los derivados del triptano, que tienen una moderada eficacia para detener los ataques. La estimulación magnética transcraneal (TMS, del inglés transcranial magnetic stimulation) es una técnica incruenta que aplica un impulso magnético al cráneo y se ha utilizado en neurología con múltiples propósitos, incluyendo la cartografía anatómica y el tratamiento de una amplia gama de trastornos. Habiéndose demostrado en modelos animales que la TMS interrumpe la propagación de la depresión cortical -el sustrato de la migraña con aura-, un reciente estudio exploró la aplicación de esta técnica para abortar los ataques en pacientes que sufren migraña con aura (Lipton et al., 2010).

+

Los autores llevaron a cabo un estudio aleatorizado, con doble enmascaramiento y grupo de referencia, de la TMS en 18 centros de los Estados Unidos. Los candidatos tenían entre 18 y 70 años y cumplían los criterios estándar de migraña con aura, con una media de 1 a 8 ataques por mes, precedidos por aura en al menos el 30% de los casos e incluyendo cefalea moderada o intensa en al menos el 90%. Fueron motivos de exclusión un aura de duración >1 h, la presencia de implantes metálicos y el uso excesivo de algunos fármacos para el tratamiento de la cefalea.

+

En la primera fase del estudio, los pacientes llevaron un diario de cefaleas mediante una agenda digital personal. Los pacientes seleccionados fueron distribuidos de forma aleatoria para recibir TMS activa o una estimulación fingida. El dispositivo de TMS era un equipo portátil cuya activación se recomendó a los participantes lo antes posible tras el comienzo del aura para administrar dos tandas de un breve impulso magnético. El dispositivo falso tenía un aspecto idéntico y, al activarse, hacía el mismo zumbido que el dispositivo de TMS pero no aplicaba ningún impulso magnético. El criterio primario de valoración estudiado fue la ausencia de dolor en las dos horas posteriores al tratamiento. 

+

En total, 164 pacientes trataron al menos un ataque de migraña con aura, 82 con TMS y 82 con estimulación fingida (grupo de referencia). La proporción de pacientes del análisis por intención de tratar que consiguieron estar sin dolor a las dos horas fue de 39% en el grupo de TMS comparado con el 22% del grupo de referencia (p = .0179), y se encontraron resultados similares en un análisis separado por protocolo. Un análisis secundario del efecto analgésico mantenido sin necesidad de utilizar fármacos de rescate fue significativo a favor de la TMS tanto a las 24 h (29% frente a 16%; p = .0405) como a las 48 h (27% frente a 13%; p = .0327). Se demostró la no inferioridad de la TMS con respecto a la estimulación fingida a las 2 h estudiando distintos síntomas acompañantes, como fotofobia, fonofobia y náuseas, mediante un método multifactorial ajustado por cofactores. La ventaja de la TMS sobre la estimulación fingida fue más pronunciada en ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.