Skip to Main Content

+

Algunos pacientes con ictus quedan con una importante discapacidad motora residual. Se ha utilizado la fisioterapia para mejorar el pronóstico motor, y la mayoría de los programas se centran en el periodo de los seis meses inmediatamente posteriores al ictus. La fisioterapia intensiva, aunque puede proporcionar ventajas adicionales sobre la asistencia habitual, requiere mucho trabajo y tiempo por parte de los terapeutas. Las estrategias automatizadas, incluyendo la utilización de dispositivos robóticos, pueden proporcionar tratamiento intensivo reproducible requiriendo pocas horas del terapeuta. Un estudio reciente (Lo et al., 2010) analizó el uso de una estrategia robótica para el deterioro a largo plazo del miembro superior en pacientes con ictus.

+

Los autores incluyeron a adultos de centros médicos de la Veterans Administration con déficit del miembro superior entre moderados y graves que se hubieran producido al menos 6 meses antes. Se definió la alteración de moderada a grave por un índice de Fugl-Meyer de 7–38; en esta escala, las puntuaciones van de 0 (ausencia de función) a 66 (normal). Se asignó de forma aleatoria a los pacientes para que recibieran asistencia habitual, fisioterapia intensiva o tratamiento robótico. En el grupo de terapia intensiva se programaron 12 semanas de sesiones estructuradas de rehabilitación convencional del miembro superior. La pauta robótica consistió en 36 sesiones de una hora a lo largo de 12 semanas con varios módulos de movimientos de codo y hombro, muñeca y mano. Las sesiones fueron supervisadas por un terapeuta; en cada sesión robótica se incluyó una media de 1024 movimientos repetitivos de alta intensidad. El criterio primario que evaluaron los investigadores con enmascaramiento fue un cambio del índice de Fugl-Meyer a la 12 semanas en comparación con el inicio. Los criterios secundarios de valoración fueron cualquier modificación de la prueba de función motora de Wolf , una tarea de control motor, y la Escala de impacto del ictus, que mide la función y la calidad de vida referidas por el paciente.

+

Se distribuyó de forma aleatoria a 127 pacientes: 49 a tratamiento robótico, 50 a tratamiento de comparación intensivo y 28 a asistencia habitual. Las características iniciales fueron similares, con la diferencia de que el tiempo transcurrido desde el ictus incidente fue menor en los pacientes asignados al tratamiento robótico. La puntuación media de Fugl-Meyer fue 18.9 ± 9.5 en la cohorte. A las 12 semanas, la puntuación media de Fugl-Meyer no fue significativamente diferente entre los grupos; el grupo robótico tenía puntuaciones numéricamente mejores que los pacientes que recibían asistencia habitual [diferencia, 2.17 puntos; intervalo de confianza (IC) al 95%, –0.23 a 4.58] pero peor que los que recibían tratamiento intensivo (diferencia, –0.14 puntos; IC al 95%, –2.94 a 2.65).

+

En análisis secundarios, los pacientes asignados al tratamiento robótico refirieron una mejoría significativa de la Escala de impacto del ictus respecto a los asignados a la asistencia habitual, pero no se produjeron diferencias en la prueba de fiunción motora de Wolf. A las 36 semanas, el índice de Fugl-Meyer y las pruebas de función ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.