Skip to Main Content

+

Recientemente, se llama la atención en algunos artículos sobre la hepatitis E como posible causa de ictericia aguda (Hoofnagle et al., 2012). Revisando los datos, el cuadro clínico es muy similar al observado en pacientes con hepatitis A.

+

El virus de la hepatitis E es un pequeño virus con un genoma de RNA monocatenario. Hay cuatro genotipos del virus que se clasifican en dos grupos principales. Los genotipos 1 y 2 son virus humanos que se sabe que producen hepatitis epidémica y se transmiten típicamente por vía hídrica y feco-oral. Los genotipos 3 y 4 son virus porcinos, comunes a cerdos domésticos y salvajes, que pueden infectar a los seres humanos como huéspedes accidentales. Dicho de otra forma, estos virus son responsables de zoonosis.

+

Como en otras formas de hepatitis vírica, el RNA del virus de la hepatitis E es detectable en heces y en suero durante el periodo de incubación y posteriormente aparecen anticuerpos anti-HEV IgM e IgG. El nivel de anticuerpos IgM alcanza pronto su nivel máximo y se hace indetectable durante la recuperación, mientras que el nivel de anticuerpos IgG continúa aumentando y persiste. Los síntomas clínicos como fatiga, náuseas e ictericia empiezan poco después de las elevaciones de la alanina aminotransferasa (ALT) sérica. Con la recuperación, el RNA viral desaparece del suero, pero el virus suele persistir durante más tiempo en las heces.

+

Existen algunas diferencias entre las características clínicas de los genotipos 1 y 2 y las de los genotipos 3 y 4. Las infecciones por los genotipos 1 y 2 solo se producen en países en desarrollo. Los patrones de extensión pueden ser epidémico o esporádico y el virus se transmite por vía feco-oral. La mayoría de los pacientes presentan ictericia y la enfermedad es más frecuente en adolescentes y adultos jóvenes. Con respecto a la mortalidad, la enfermedad es más grave en embarazadas pero, en conjunto, las complicaciones crónicas son raras. En contraste, los genotipos 3 y 4 se dan tanto en países desarrollados como en países en desarrollo, su aparición es esporádica y la principal vía de transmisión es de cerdos a seres humanos, los huéspedes accidentales. La transmisión secundaria puede ser por alimentos, y la ictericia es bastante rara. La enfermedad es más frecuente en varones mayores. La enfermedad puede hacerse crónica, especialmente en pacientes inmunodeprimidos, y el tratamiento con ribavirina y peginterferón es aún experimental.

+

La hepatitis E se puede prevenir con la vacunación. En un estudio comparativo con más de 100 000 voluntarios se demostró que la eficiencia de una vacuna contra el genotipo 1 del HEV producida en China era mayor del 95%. En Estados Unidos aún no se ha autorizado ninguna vacuna.

Hoofnagle JH et al. Current concepts: Hepatitis E. N Engl J Med 2012;367:1237.

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.