Skip to Main Content

+

View in chapter

+

La esclerosis múltiple es un trastorno desmielinizante del sistema nervioso central que, en su forma más característica, se presenta con ataques clínicos recortados que corresponden a zonas de inflamación aguda de los nervios ópticos, el encéfalo o la médula espinal. Los casos de primer ataque, o síndrome clínicamente aislado (CIS, del inglés clinically isolated syndrome), plantean un dilema diagnóstico ya que algunos de ellos constituirán un episodio aislado único, mientras que en otros este ataque anunciará la aparición de una esclerosis múltiple. Se han elaborado criterios clínicos y radiográficos para predecir qué casos de CIS es probable que evolucionen a esclerosis múltiple con el tiempo. La mayoría de los pacientes con CIS se someterán a una MRI cerebral en el momento del diagnóstico para tratar de establecer las probabilidades de evolución, y Sombekke et al. (2012) estudiaron si el estudio por imagen de la médula espinal podría añadir información pronóstica en ellos.

+

Se realizó un seguimiento prospectivo de pacientes con CIS monofocal (foco en encéfalo, médula espinal o nervio óptico) de edad entre 16 y 60 años. Todos ellos fueron sometidos inicialmente a MRI cerebral y de la médula espinal y seguidos posteriormente durante al menos 24 meses. Se incluyó en el estudio a 121 pacientes con una edad media de 35 años. La duración media del seguimiento fue de 5 años y 4 meses (2–10 años). De esos pacientes, 63 presentaron inicialmente síntomas medulares y 58, síntomas cerebrales o del nervio óptico.

+

Durante el periodo de estudio, 55 pacientes (45%) evolucionaron a esclerosis múltiple clínicamente definida. Se observó una tasa de conversión aumentada significativamente en aquellos que presentaban inicialmente lesiones de la médula espinal identificadas por MRI respecto a los que no las presentaban [razón de posibilidades, 3.53; intervalo de confianza (IC) al 95%, 1.52–8.17]. También se demostró que el intervalo hasta la conversión era significativamente menor en pacientes con lesiones medulares que en los que no las tenían. La razón de posibilidades de conversión en los pacientes que presentaron síntomas cerebrales o del nervio óptico, pero en los que se encontró una lesión medular, fue 6.48 (IC al 95%, 2.34–17.95), lo que pone de relieve que en los pacientes con un CIS de presentación puramente cerebral, el diagnóstico por imagen de la médula espinal aún puede añadir valor diagnóstico y predictivo.

+

Inicialmente, la exploración cerebral mediante MRI identificó a 36 pacientes que cumplían los criterios de McDonald, que se sirve de datos clínicos, radiográficos y otros datos secundarios, para el diagnóstico de esclerosis múltiple. Cuando se incluyó también el diagnóstico por imagen de la médula, se cio que 6 pacientes más cumplían esos criterios. Los autores calcularon la necesidad de aplicar inicialmente estudios de imagen de la médula espinal a 7 pacientes con CIS para diagnosticar 1 caso más de probable esclerosis multiple.

+

Se demuestra en este estudio que la presencia inicial de lesiones medulares en pacientes con CIS predice el desarrollo de esclerosis múltiple, así como una progresión clínicamente ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.