Skip to Main Content

+

View in chapter

+

Por lo general, los pacientes con epilepsia son tratados inicialmente con un solo antiepiléptico (AE). Sin embargo, en casi la mitad de los pacientes fracasa el primer AE que se les prescribe, por falta de eficacia o por falta de tolerancia. Las opciones son añadir un segundo fármaco o cambiar a uno diferente; esta última suele ser la preferida para minimizar los efectos secundarios y mejorar el cumplimiento. El levetiracetam es un antiepiléptico de última generación muy usado y, aunque existen pocos datos que lo comparen con los AE clásicos, se ha especulado mucho sobre su mejor tolerancia. Hakami et al. (2012) se propusieron comparar levetiracetam y AE clásicos en monoterapia de sustitución en pacientes en los que había fracasado el tratamiento con un solo AE clásico.

+

Se llevó a cabo un estudio monocéntrico, aleatorizado, con evaluaciones enmascaradas del criterio de valoración, distribuyendo de manera aleatoria a pacientes en los que había fracasado el tratamiento inicial con carbamazepina o fenitoína para que recibieran levetiracetam o valproato, mientras que los pacientes en los que había fracasado inicialmente el valproato fueron asignados aleatoriamente a levetiracetam o a carbamazepina. Se ajustó progresivamente la dosis durante 4 semanas hasta alcanzar los objetivos de 1000 mg/d de levetiracetam, 1000 mg/d de valproato o 400 mg/d de carbamazepina. El criterio primario de valoración incluía síntomas depresivos y mediciones de la calidad de vida a los tres meses utilizando escalas estandarizadas. Se emplearon las puntuaciones basales de depresión para crear un programa de aleatorización equilibrado que asegurase la inexistencia de diferencias iniciales considerables entre los dos grupos.

+

Se incluyó en el estudio a 99 pacientes, con una mediana de edad de 39.2 años (rango intercuartil, 27.7–55.6 años), y se distribuyó de manera aleatoria a grupos con características iniciales similares para que recibieran levetiracetam (51 pacientes) o AE clásicos (48 pacientes: 25 valproato y 23 carbamazepina). Al final del estudio, 10 pacientes (10.1%) se habían retirado o habían fallecido y, en cada caso, la proporción no fue diferente entre los grupos de levetiracetam y de AE clásicos.

+

La proporción de pacientes en los que mejoró la puntuación de depresión a los tres meses respecto a la inicial no fue significativamente diferente entre los grupos del levetiracetam y el de los AE clásicos (40% y 34%, respectivamente; p = .60). Sin embargo, la puntuación del Quality of Life in Epilepsy Inventory mejoró en una proporción significativamente mayor de pacientes que tomaban AE clásicos que en los que tomaban levetiracetam (71% y 49%, respectivamente; p = .04). No se observaron diferencias significativas en las puntuaciones de ansiedad ni en el número de pacientes con depresión límite o depresión posiblemente clínica a los tres meses. Las puntuaciones neurocognitivas tampoco fueron diferentes entre los dos grupos, ni se observaron diferencias significativas en el porcentaje de pacientes que se mantuvieron sin crisis o que presentaron fracasos de tratamiento posteriormente.

+

En este estudio se refuta la idea de ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.