Skip to Main Content

Introducción

El humano siempre ha sido un ser clasificador. Su existencia depende de su habilidad para reconocer similitudes y diferencias entre los objetos, eventos y seres vivos. La gran diversidad de los seres vivos determinó agruparlos para ordenarlos, evidenciar diferencias y poder transmitir estos conocimientos. La taxonomía es la ciencia que reconoce, clasifica e identifica a los seres vivos y muertos. Se complementa con la sistemática, que es la ciencia que estudia las características físicas, fisiológicas y comportamiento para realizar la clasificación.4,14,23

La taxonomía puede pesquisar un grupo de organismos interrelacionados que se denomina taxón o unidad taxonómica. Cuando un taxón figura en cierto nivel (por su diferenciación) en un sistema clasificatorio se denomina categoría taxonómica.

En Zoología existen siete niveles o categorías taxonómicas. Considere el siguiente ejemplo de ello:

  1. Reino: Animalia

  2. Phylum: Parabasalia

  3. Clase: Trichomonadea

  4. Orden: Trichomonadida

  5. Familia: Trichomonanidae

  6. Género: Trichomonas

  7. Especie: vaginalis

Existen otras categorías taxonómicas, como subreino, subphylum, infraclase, superfamilia, subespecie, que son opcionales, a diferencia de las siete que son obligatorias.

El patrón de referencia para la aplicación de un nombre científico es el tipo. El tipo de una especie es un ejemplar, especie nominal o de una familia; es un género nominal. Esto significa que cada especie conocida fue descrita con base en un ejemplar o parte de él, o en una actividad desempeñada por él. Esta actividad puede ser huellas, confección de nidos, etcétera.

Las características estructurales y funcionales de los seres vivos constituyen sus caracteres, que pueden ser morfológicos, fisiológicos, ecológicos, etiológicos y biogeográficos. Estas características se utilizan en la clasificación de los órganos, por ejemplo, tamaño de los gorilas en vertebrados, presencia de escamas o cerdas en insectos, distribución de las plumas en aves, etc. Si presentan características comunes, son ordenados en determinados grupos taxonómicos. Los taxonomistas examinan los diferentes organismos verificando sus características, y utilizando llaves o claves, incluirán o excluirán determinados caracteres para identificar el nombre del espécimen.

El Código Internacional de Nomenclatura Zoológica se basa en el sistema binominal introducido por Carolus Linnaeus (Carlos Linneo) en 1758, que escribe en latín el género con mayúscula y la especie con minúscula; por eso se llama sistema binominal (dos nombres, género y especie). Esto facilita enormemente la difusión científica de cualquier investigación, ya que científicos de diferentes países con distintos idiomas pueden leer el género y especie de los diferentes organismos. Hoy en día esta taxonomía binominal se escribe en cursiva o subrayada. La regla fundamental del nombre científico de un organismo es la prioridad, es decir, la denominación más antigua prevalece sobre todas las posteriores.3,4,6

Los nombres de los taxones pueden ser uninominales, binominales, trinominales o tetranominales.4

El taxón uninominal (un solo nombre) se emplea para grupos de familia o subtribu. Se escribe ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.