Skip to Main Content

Introducción

“Agua, manjar de dioses.”

Un aspecto fundamental en el tratamiento del paciente quirúrgico consiste en la terapéutica hidroelectrolítica, desde el preoperatorio, en la cirugía de urgencia, hasta el transoperatorio y posoperatorio normal o complicado, en la cirugía programada.

Por ello se requiere conocer el metabolismo del agua y los solutos en el organismo humano, y con base en esto prevenir muchos trastornos, diagnosticar con oportunidad alguna alteración y atenderla de inmediato, evitando así llegar a situaciones graves que comprometan la vida del paciente.

Distribución de agua y electrólitos en el organismo humano

El agua se encuentra ampliamente distribuida en la naturaleza, y debido al continuo contacto que se mantiene con ella no se advierte la gran importancia que encierra, hasta que se carece de este vital elemento.

Es el medio externo en que viven los organismos acuáticos y contribuye a formar el medio interno de los terrestres. En todas las actividades metabólicas de los seres vivientes participa el agua, y cuando ésta se reduce más allá de ciertos límites la materia viva pasa a un estado de inactividad y termina por morir.

Los líquidos del medio exterior y los fluidos acuosos que circulan en el interior de los organismos permiten el continuo intercambio de materiales nutritivos y de excreción que realizan las células. Cada especie orgánica tiene necesidad de agua en determinada cantidad y dentro de límites peculiares.

El agua entra en el cuerpo humano en proporciones considerables y desempeña un papel importante en las funciones digestiva, respiratoria, circulatoria, excretora y en la regulación de la temperatura. El hombre elimina de manera continua, constante y normal, cantidades notables de agua por la orina, el aire espirado, a través de la transpiración y con las evacuaciones.

El trabajo, el ejercicio físico y el ambiente cálido y seco aumentan la eliminación de agua por el sudor y la respiración. Si se ingiere una comida abundante en sales, azúcares u otras materias solubles, cuando pasan a la sangre ésta necesita un aporte inmediato de agua para restablecer su equilibrio osmótico, agua que toma de las células, las cuales se deshidratan y se produce una acentuada sensación de sed.

El agua es el solvente universal y las sustancias que contiene se llaman solutos, que son indispensables para desempeñar funciones específicas, como el mantenimiento de la presión osmótica, el equilibrio acidobásico y la regulación de funciones orgánicas.

Los líquidos que contiene el organismo provienen de dos fuentes, que se estudian a continuación.

Agua exógena

Se obtiene a partir de la ingestión de líquidos, que se absorben por diferencias en el gradiente osmótico entre la luz del intestino delgado y el plasma.

Agua endógena

Proviene de la combustión de los alimentos, que proporcionan ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.