Skip to Main Content

Generalidades

La palabra cáncer es de uso común y por ella se entiende un signo del zodiaco o una enfermedad; en latín significa cangrejo, marisco de ocho patas y dos pinzas.

El cáncer como enfermedad consiste en el desarrollo o crecimiento anormal de alguna parte del organismo; a un crecimiento así también se le llama tumor. Los tumores pueden ser pequeños como una verruga o muy grandes como un quiste del ovario, que llega a pesar varios kilogramos.

Terminología

Los tumores se desarrollan a partir de cualquier capa histológica o tejido y para designarlos por lo general se agrega la terminación -oma al nombre del tejido o parte de la que provienen. El tumor del tejido fibroso se llama fibroma; el del tejido óseo, osteoma; el del graso, lipoma; el del linfático, linfoma; el de cualquier glándula de las mucosas o piel, adenoma, y así sucesivamente. La oncología es el estudio de los tumores, benignos o malignos.

Los tumores pueden ser de evolución lenta, confinados a un sitio y que comprometan poco la salud; estos tumores se llaman benignos. Hay otros de crecimiento rápido, de células anormales y que comprometen gravemente la salud; éstos son los tumores malignos. Producen toxinas y se diseminan por contigüidad, por vía linfática o por la sangre a otras partes lejanas del cuerpo. El tumor en su lugar de origen se llama “primario”. A la diseminación se le llama metástasis. Todos son también malignos. La propensión de los tumores malignos a extenderse como muchas ramas o brazos, en especial los adenocarcinomas, dio pauta a que se les comparara con un cangrejo y por eso el nombre de cáncer. Algunos autores limitan este nombre a los tumores malignos de origen epidérmico y mucoso epitelial.

En ocasiones también se conocen por los nombres propios de sus descubridores; en ese caso es conveniente que se mencione el tipo de tumor de que se trata, por ejemplo, linfoma de Hodgkin.

En este capítulo, los autores utilizan la palabra cáncer (se acepta Ca como abreviatura escrita y oral) para hablar de tumores malignos en general, pero nunca para un tumor benigno.

Frecuencia

En la última mitad del siglo XX, México logró grandes avances en materia de salud. Ancestralmente, la mortalidad por enfermedades infecciosas intestinales y respiratorias fue muy alta en la población mexicana, sobre todo en niños. Las campañas de vacunación, las obras de saneamiento, la desparasitación y desinfestación, así como el inicio de la era de los antibióticos, hace medio siglo, abatieron estas causas de muerte y produjeron un aumento de la expectativa general de vida que ya es del conocimiento quirúrgico de más de 70 años; ello condujo a que las principales causas de muerte cambiaran. El cuadro 20-1, publicado por la Secretaría de Salud, muestra que en 1994 los tumores malignos, es ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.