Skip to Main Content

Introducción

El cáncer gástrico es la neoplasia más frecuente del aparato digestivo en México; predomina en el sexo masculino con una relación de 2:1 sobre el femenino.1

La detección del cáncer gástrico incipiente y la de los tumores en estadios tempranos es baja, de 10 a 20% de los casos estudiados. Más de 80% de las neoplasias son avanzadas, y la posibilidad de resección curativa es baja, con una supervivencia de 10 a 15% a cinco años.2

La detección oportuna ha sido implementada en algunos países con alta incidencia de esta patología (Japón, Venezuela y Chile). A pesar de estos programas la disminución de la mortalidad no se ha demostrado.

El tratamiento del cáncer gástrico es quirúrgico. Los objetivos van encaminados a la curación en pacientes con neoplasias resecables, en el caso de tumor no resecable es importante optimizar el tratamiento paliativo y disminuir la morbimortalidad en todos ellos. Algunos investigadores japoneses proponen la resección endoscópica en pacientes con neoplasias en estadio 0, menores de 2 cm de diámetro.3

Epidemiología

La neoplasia que se presenta con mayor frecuencia en el estómago es el adenocarcinoma, seguida del linfoma gástrico primario, tumores del estroma gastrointestial, tumor carcinoide y sarcoma de Kaposi (figura 24-1).4

La incidencia de cáncer gástrico en Japón es de 100 por 100000 personas. En 1998 se informaron en México 3255 casos, 56.1% en el sexo masculino y 43.9 en el femenino,5 por lo que constituye una patología frecuente, que ocupa el cuarto lugar entre las neoplasias con una tasa de 5.0 y 4.7 por cada 100000 habitantes, con un reporte de 870000 nuevos casos mundiales y 650 000 muertes por año.4-6

La incidencia de esta neoplasia se incrementa con la edad. El pico máximo se presenta entre los 50 a 70 años.7

Etiología

Se han propuesto factores de la dieta como la ingesta de alimentos con conservadores, alimentos ahumados y secados con sal. Se menciona un factor protector de la dieta: la ingesta de suplementos de β-caroteno, selenio y α-tocoferol.

El grupo sanguíneo A se relaciona con el cáncer gástrico difuso, pero al parecer no con el de tipo intestinal. Esta clase de cáncer es más frecuente en personas con antecedentes familiares de cáncer gástrico.

En pacientes con anemia perniciosa el riesgo de cáncer gástrico es mayor 3 a 4 veces sobre la población general.

La atrofia gástrica se acompaña de pérdida de células parietales y reducción en la producción de ácido, disminución de niveles de ácido ascórbico y aumento compensatorio de gastrina con cambios en la proliferación de células epiteliales. El aumento ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.