Skip to Main Content

Introducción

Los anexos embrionarios son estructuras que inicialmente son extraembrionarias y participan en la protección y nutrición del embrión; se forman durante las primeras etapas del desarrollo embrionario. Se consideran anexos al amnios, saco vitelino, alantoides, corion y cordón umbilical. En este capítulo se revisarán las funciones y anomalías de los anexos embrionarios; su morfogénesis se estudió en el capítulo 6.

Amnios

Para estudiar el amnios como anexo es importante tomar en cuenta sus tres componentes, es decir: la membrana amniótica, la cavidad amniótica y el líquido amniótico, en conjunto juegan un papel importante en el desarrollo del embrión.

La cavidad amniótica es el espacio donde se sitúa el feto, está delimitada por la membrana amniótica formada por células planas llamadas amniocitos que producen líquido amniótico a partir de la tercera semana (figura 10-1).

Figura 10-1.

Esquema lateral de un embrión humano trilaminar que muestra los anexos embrionarios.

Al crecer el feto el celoma extraembrionario se ocluye de manera paulatina y la membrana amniótica se adhiere con el corion liso para formar la membrana amniocoriónica (fuente), la cual se rompe antes del nacimiento (figuras 10-2 y 10-3).

Figura 10-2.

Esquema del interior de una vesícula coriónica donde se muestra un embrión/feto cortado sagitalmente.

Figura 10-3.

Esquema de una vesícula coriónica que muestra la formación de la membrana amniocoriónica.

Al continuar el crecimiento fetal la decidua capsular degenera y se ocluye la cavidad del útero al unirse la membrana amniocoriónica con la decidua parietal (figura 10-4). A través de la membrana amniocoriónica se filtra sangre materna desde la decidua parietal para formar líquido amniótico; otros órganos o estructuras fetales también contribuyen en menor proporción a la formación de líquido amniótico a través del filtrado de sus vasos sanguíneos, como el pulmón y el cordón umbilical. Durante la segunda mitad de la gestación la mayor parte del líquido amniótico es formado por la orina del feto.

Figura 10-4.

Esquema longitudinal de un útero para observar la fusión de la membrana amniocoriónica y la decidua parietal. Observe que se ocluye la cavidad uterina.

Patologías de la membrana amniótica

Existen adherencias de la membrana amniótica que pueden adherirse a estructuras fetales causando constricciones o amputaciones. Dos teorías intentan explicar esta patología; una de ellas es la posibilidad de una rotura temprana de la membrana amniótica que después se adhiere o la otra debido a una formación anómala del embrión que ocasione adherencias.

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.