Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

El término vértigo se refiere a la sensación ilusoria de un movimiento propio o del entorno; la sensación vertiginosa suele ser rotatoria. El origen de los síntomas es una asimetría aguda del sistema vestibular secundaria a daño del sistema vestibular o disfunción del laberinto, nervio vestibular o estructuras vestibulares centrales en el tallo cerebral. El vértigo es sólo un tipo de mareo; alrededor de 40% de los pacientes con vértigo tiene disfunción vestibular periférica; 10%, una lesión del tallo cerebral; 15%, desorden psiquiátrico, y 25%, problemas como presíncope o desequilibrio.

ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA DEL SISTEMA VESTIBULAR

El aparato vestibular se localiza dentro de los huesos temporales cerca de la cóclea. Cada órgano está constituido por tres conductos semicirculares que detectan la aceleración angular y dos estructuras con otolitos, el utrículo y sáculo, que detectan la aceleración lineal (inclusive la gravitacional); su función es enviar información al cerebro respecto a la posición y velocidad de la cabeza en el espacio y de los ojos. Existe comunicación del sistema vestibular con núcleos de pares craneales oculomotores, corteza cerebral, cerebelo y médula espinal con la que, en conjunto, el cuerpo percibe la postura y orientación espacial. Es por estas conexiones que el vértigo se relaciona con nistagmo e inestabilidad postural.

LOCALIZACIÓN DE LESIONES DENTRO DE LA VÍA VESTIBULAR

El vértigo puede deberse a una alteración en el aparato vestibular periférico o central. En general el periférico es más grave, se relaciona con pérdida de la audición y acúfenos, y en ocasiones conduce a náuseas y vómito. El nistagmus vinculado con vértigo periférico es inhibido por la fijación visual. El vértigo central suele ser menos grave y se acompaña de otros signos del sistema nervioso central. La fijación visual no inhibe el nistagmus de origen central. El cuadro 77-1 resume la diferenciación clínica entre vértigo central y periférico.

Cuadro 77-1.

Diferenciación clínica entre vértigo central y periférico

EVALUACIÓN DEL PACIENTE CON VÉRTIGO

El interrogatorio es la clave ya que determina el tipo de mareo (vértigo, desequilibrio, psicológico), síntomas relacionados (neurológicos, audiológicos, cardiacos, psiquiátricos), factores precipitantes (cambio de posición, traumatismo, estrés, ingestión de medicamentos) y enfermedades predisponentes (infecciones víricas sistémicas, enfermedad cardiaca y vascular cerebral). El resto de la exploración y valoración diagnóstica se dirige con base en el interrogatorio. Si se encuentran signos neurológicos focales debe realizarse neuroimagen para establecer el diagnóstico específico. Cuando el vértigo se presenta sin signos o síntomas neurológicos focales debe efectuarse audiometría ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.