Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La vejiga urinaria es un órgano visceral de músculo liso, pero se encuentra bajo control voluntario de la corteza cerebral. Su función normal requiere interacción coordinada de componentes aferentes y eferentes de los sistemas nerviosos somático y autónomo. Debido a que muchos niveles del sistema nervioso se relacionan con la regulación de la función miccional, la enfermedad neurológica a menudo causa cambios en la función vesical. Algunos ejemplos de lo anterior son esclerosis múltiple, lesión de la médula espinal, enfermedad cerebrovascular, enfermedad de Parkinson, diabetes, meningomielocele y esclerosis amiotrófica lateral. La lesión de las raíces sacras o el plexo pélvico por cirugía medular, la herniación de un disco intervertebral o la cirugía pélvica (histerectomía, resección abdominoperineal) también pueden causar vejiga neuropática.

Puede ocurrir disfunción vesical significativa como resultado de hábitos deficientes de micción en la infancia o de cambios degenerativos en el músculo y las terminaciones nerviosas vesicales causados por envejecimiento, inflamación o tratamientos contra la ansiedad. Todos los trastornos anteriores pueden interrumpir la coordinación eficiente de reflejos entre esfínter y vejiga, y con el tiempo, eso lleva a disfunción sintomática.

FUNCIÓN VESICAL NORMAL

ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA

La unidad vesical

La pared vesical está compuesta por un sincitio de fibras de músculo liso que corre en varias direcciones; sin embargo, cerca del meato interno se distinguen tres capas: una capa circular media y capas longitudinales internas y externas. En mujeres, la capa externa se extiende hacia abajo a lo largo de la uretra, mientras que en hombres termina en el ápice de la próstata. Las fibras musculares se vuelven circulares y se orientan en espiral alrededor de la unión vejiga-uretra. La capa circular media termina en el meato de la vejiga y se desarrolla en sentido más anterior. La capa interna sigue teniendo orientación longitudinal y alcanza el extremo distal y de la uretra en mujeres y el ápice de la próstata en hombres. La convergencia de esas fibras musculares forma un cuello vesical engrosado, que funciona como esfínter de músculo liso interno.

La vejiga normal puede distenderse de manera gradual de 400 a 500 ml de capacidad sin aumento apreciable en la presión intravesical. Cuando la sensación de llenado se transmite a la médula sacra, el arco motor del reflejo causa una contracción poderosa y sostenida del detrusor y lleva a la micción, si se carece de control voluntario (como en los lactantes). A medida que avanza la mielinización del sistema nervioso central, el niño pequeño puede suprimir el reflejo sacro, de modo que puede orinar cuando resulta apropiado.

Las características funcionales de la vejiga incluyen: 1) capacidad normal de 400 a 500 ml; 2) sensación de llenado; 3) posibilidad de acomodar varios volúmenes sin cambio en la presión intraluminal; 4) capacidad para iniciar y sostener una contracción hasta que la vejiga está vacía, y 5) inicio voluntario ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.