Skip to Main Content

DISFUNCIÓN OLFATORIA

PÉRDIDA OLFATORIA

Image not available. DATOS ESENCIALES PARA EL DIAGNÓSTICO

  • Antecedentes de pérdida olfatoria, con frecuencia manifiesta como pérdida del sentido del gusto.

  • Valoración sensitiva con pruebas cuantitativas que indican pérdida olfatoria.

Consideraciones generales

El sentido del olfato determina el sabor y lo digerible de los alimentos y las bebidas. Junto con el sistema trigeminal, sirve como vigilante de productos químicos inhalados, que incluyen sustancias peligrosas, como gas natural y humo, y aromas comunes de la vida diaria. La pérdida del olfato o una habilidad disminuida para oler afecta a casi 1% de la gente menor de 60 años de edad y a más de la mitad de la población mayor de esta edad.

Las anormalidades de la olfacción comprenden las siguientes: 1) anosmia (ausencia del sentido del olfato); 2) hiposmia (disminución de la sensibilidad olfatoria); 3) disosmia (sentido del olfato distorsionado); 4) fantosmia (percepción de un aroma cuando no hay ninguno), y 5) agnosia (incapacidad para clasificar, contrastar o identificar sensaciones aromáticas de modo verbal, aunque la habilidad para distinguir aromas puede ser normal).

Los padecimientos del sentido del olfato pueden generarse por alteraciones que interfieren con el acceso del aroma al neuroepitelio olfatorio (pérdida del transporte), lesión a la región receptora (pérdida sensitiva), o daño en las vías olfatorias centrales (pérdida neural). En el cuadro 9-1 se resumen las causas más frecuentes de disfunción olfatoria.

Cuadro 9-1.

Causas de disfunción olfatoria.

Clasificación
A. Pérdida olfatoria de transporte

Ésta puede ser el resultado de las siguientes afecciones: una membrana mucosa nasal edematizada en infecciones virales agudas de vías respiratorias superiores, rinitis y sinusitis bacterianas; rinitis alérgica y cambios estructurales en la cavidad nasal (como desviaciones del tabique nasal, pólipos y neoplasias). También es probable que las anormalidades de la secreción mucosa, en las cuales están inmersos los cilios olfatorios, puedan ocasionar reducción de la sensibilidad olfatoria.

B. Pérdida olfatoria sensitiva

Esta pérdida se produce por el daño al neuroepitelio olfatorio debido a cualquiera de las siguientes causas: infecciones virales, neoplasias, inhalación de productos químicos tóxicos, fármacos que afectan el recambio celular y radioterapia en cabeza.

C. Pérdida olfatoria neural
...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.