Skip to Main Content

Hematopoyesis

La hematopoyesis en el humano se inicia durante la tercera semana del desarrollo embrionario en el saco vitelino y después en la aorta dorsal (aorta-gónada-mesonefros), hígado, bazo y médula ósea. Durante las primeras semanas de gestación las células madre (tallo) se encuentran en la aorta dorsal, y la liberación de diversas moléculas por las células estromales en el saco vitelino favorecen la formación de vasos sanguíneos (angiogénesis) y hematopoyesis. En la semana 14, la hematopoyesis fetal puede ser detectada y la columna vertebral es el sitio de mayor actividad, a diferencia de lo que ocurre en la vida posnatal, donde la mayor producción de células hematopoyéticas se produce en la pelvis (crestas iliacas) y huesos largos. Después de la médula ósea, el hígado es el segundo sitio de producción de células hematopoyéticas durante la vida fetal, y pueden verse focos de hematopoyesis hepática después del nacimiento.1,2

Se ha propuesto el origen de las células hematopoyéticas a partir de una célula madre con características funcionales e inmunofenotípicas específicas para diferenciarse en tres líneas celulares (eritroide, mieloide y megacariocítica) y de una célula madre estromal que se propone es la que da origen al microambiente de la médula ósea (fibroblastos, adipocitos, osteocitos, osteoblastos, células endoteliales y condroblastos).2

Durante la diferenciación de la célula madre en las tres líneas hematopoyéticas, se expresan diferentes anticuerpos, y la regulación está favorecida por liberación de mediadores químicos como quimiocinas y citocinas. Las células inmaduras en el primer estadio de diferenciación (células madre) expresan anticuerpos como CD34 y CD117, después expresan en forma específica los anticuerpos de cada una de las líneas celulares a las que la célula madre dio origen.

Existen factores que favorecen la proliferación de células hematopoyéticas, como la trombopoyetina, eritropoyetina, factor estimulante de colonias de granulocitos, factor estimulante de colonias de monocitos, interleucinas, etc., y factores que la inhiben, como interferón α, factor de necrosis tumoral, lactoferrina y transferrina, entre otros.

Diferenciación de las células hematopoyéticas

Todos los elementos que constituyen la celularidad de la médula ósea tienen un mismo origen que es una célula madre pluripotencial,2,3 ésta se diferencia en dos grandes grupos: la célula madre mieloide que da origen a la serie granulocítica, eritroide, megacariocítica y monocítica, y la célula madre linfoide, que da origen a la serie linfoide que incluye linfocitos B, T y células asesinas. Esta diferenciación se lleva a cabo mediante factores de crecimiento específicos para cada célula.

Serie granulocítica

La célula madre mieloide común da origen a la serie granulocítica mediante factores de transcripción específicos, principalmente interleucina 3 (IL-3) y factor estimulante de colonias de granulocitos (FEG). La célula precursora reconocible morfológicamente que origina la serie granulocítica es el mieloblasto, éste mide alrededor de 20 µ de diámetro, con citoplasma amplio, basófilo y sin granulaciones. El núcleo es ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.