Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Este capítulo se ocupa del funcionamiento del sistema reproductivo femenino desde el nacimiento, durante la pubertad y edad adulta y, por último, hasta la menopausia.

Después del nacimiento, las gónadas están en reposo hasta que las activan las gonadotropinas provenientes de la hipófisis para lograr la maduración final del sistema reproductivo; este periodo de maduración final se conoce como adolescencia. A menudo se le llama pubertad, aunque en términos estrictos, es el periodo cuando las funciones endocrinas y gametógenas de las gónadas se desarrollan al punto donde es posible la reproducción.

Después de la maduración sexual, existen cambios periódicos regulares del sistema reproductivo femenino que ocurren en preparación para el embarazo. Los cambios cíclicos se dividen principalmente en el ciclo ovárico y uterino, a través de cambios que también se pueden observar en el cuello uterino, vagina y mamas. El control del ciclo se ejerce a través de la regulación de las hormonas hipotalámicas, hipofisarias y ováricas.

A medida que se avanza en edad, estos ciclos se vuelven irregulares y cesan en el periodo que se conoce como menopausia. Los folículos ováricos responden menos a la regulación central y ocurre un descenso agudo en las concentraciones de estrógeno, lo cual puede conducir a síntomas vasomotores, estado de ánimo lábil y muchos cambios en el aparato reproductivo de la mujer.

PUBERTAD

La edad en que se presenta la pubertad es variable. En Europa y EU ha ido disminuyendo a la tasa de 1 a 3 meses por década durante más de 175 años. En EU, en los últimos años la pubertad ha estado ocurriendo en general entre las edades de 8 y 13 años en las niñas, y entre los 9 y 14 años en los varones, dependiendo de sus antecedentes étnicos.

Otro suceso que ocurre en los humanos al momento de la pubertad es un incremento en la secreción de andrógenos suprarrenales (figura 2-1). El inicio de este incremento se conoce como adrenarquia. Es típico que suceda en varones y mujeres antes del inicio de la pubertad, entre los 8-10 años, en las niñas, y los 10-12 años, en los varones. Las concentraciones de dehidroepiandrosterona (DHEA) llegan al máximo alrededor de los 25 años de edad, y son ligeramente mayores en los hombres. Después disminuyen poco a poco a valores bajos después de los 60 años.

El incremento en la secreción de andrógenos suprarrenales durante la adrenarquia ocurre sin ningún cambio en la secreción de cortisol o de corticotropina (ACTH). Es probable que la adrenarquia se deba a una elevación en la actividad de la liasa de una 17α-hidroxilasa. Más adelante se presenta un descenso gradual en esta actividad, a medida que la secreción de andrógenos suprarrenales en plasma disminuye a valores bajos en la vejez.

En las niñas, el primer suceso de la ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.