Skip to Main Content

SÍNDROME PREMENSTRUAL

FUNDAMENTOS PARA EL DIAGNÓSTICO

  • Las manifestaciones incluyen síntomas del estado de ánimo (irritabilidad, cambios de estado de ánimo, depresión, ansiedad), síntomas físicos (abotagamiento, sensibilidad mamaria, insomnio, fatiga, bochornos, cambios de apetito) y cambios cognitivos (confusión y dificultades de concentración).

  • Los síntomas ocurren en la segunda mitad del ciclo menstrual (fase lútea).

  • Debe haber un periodo sin síntomas de cuando menos siete días en la primera mitad del ciclo.

  • Los síntomas se presentan en cuando menos dos ciclos consecutivos.

  • Los síntomas deben tener la intensidad suficiente como para requerir orientación o tratamiento médico.

Consideraciones generales

El síndrome premenstrual (PMS) se ha definido como “la ocurrencia cíclica de síntomas que tienen la intensidad suficiente como para interferir con algunos aspectos de la vida y que aparecen con una relación consistente y predecible junto con la menstruación”. Aunque los síntomas en sí no son únicos, la restricción de ellos a la fase lútea del ciclo menstrual es patognomónica del PMS. Es un trastorno psiconeuroendocrino con parámetros biológicos, psicológicos y sociales que son tanto difíciles de definir en términos adecuados como muy polémicos. Una de las principales dificultades para detallar si el PMS es una enfermedad o una descripción de cambios fisiológicos reside en su extraordinaria prevalencia. Hasta 75% de las mujeres sufre algunos síntomas recurrentes de PMS: de 20 a 40% tienen cierto grado de incapacitación mental o física y 5% experimentan angustia grave. La mayor frecuencia ocurre en mujeres entre 25 y 35 años; es raro que el PMS se encuentre en adolescentes y se resuelve después de la menopausia. La evidencia sugiere que las mujeres que han sufrido PMS y el trastorno disfórico premenstrual están en mayor probabilidad de presentar síntomas perimenopáusicos.

Los síntomas de PMS pueden incluir cefalea, sensibilidad en las mamas, dolor pélvico, inflamación y tensión premenstrual; los más graves incluyen irritabilidad, disforia y labilidad emocional. Cuando estos síntomas alteran el funcionamiento diario, se agrupan bajo el nombre de trastorno disfórico premenstrual (PMDD).

Otros síntomas que se incluyen comúnmente dentro del PMS son incomodidad abdominal, torpeza, falta de energía, cambios de sueño y variaciones en el estado de ánimo. Los cambios de comportamiento incluyen retraimiento social, alteración de las actividades cotidianas, cambios notables en el apetito, aumento en el llanto y cambios en el deseo sexual. En total, más de 150 síntomas se han relacionado con el PMS, por lo que éstos no se ha definido con claridad.

Patogénesis

Se desconoce la etiología del conjunto de síntomas del PMS, aunque se han propuesto varias teorías que incluyen desequilibrio de estrógeno-progesterona, exceso de aldosterona, hipoglucemia, hiperprolactinemia y factores psicógenos. Antes se pensaba que el desequilibrio hormonal se relacionaba con las manifestaciones clínicas de PMS/PMDD, pero en el consenso más reciente se considera que el funcionamiento fisiológico de los ovarios es el desencadenante. Lo anterior se sustenta en la eficacia de la ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.