Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La glándula tiroides es el único órgano de mayor tamaño del cuerpo, especializado para la producción de hormona endocrina. Su función es secretar una cantidad apropiada de las hormonas tiroideas, principalmente 3,5,3′,5′-l-tetrayodotironina (tiroxina, T4), y una menor cantidad de 3,5,3′-l-triyodotironina (T3), que surge principalmente a partir de la desyodación extratiroidea subsiguiente de T4. En los tejidos blanco, la T3 interactúa con receptores de T3 nucleares que, a su vez, están unidos a secuencias de nucleótidos especiales en las regiones promotoras de los genes que están regulados de manera positiva o negativa por la hormona tiroidea. Entre sus acciones para sostener la vida, las hormonas tiroideas promueven el crecimiento normal del feto y durante la niñez y el desarrollo del sistema nervioso central; regulan la frecuencia cardiaca y la contracción y relajación miocárdicas; afectan la motilidad gastrointestinal y la depuración renal de agua, y regulan el gasto de energía, la generación de calor, el peso y el metabolismo de los lípidos del cuerpo. Además, la tiroides contiene células parafoliculares o C que producen calcitonina, un polipéptido de 32 aminoácidos que inhibe la resorción ósea, pero que no tiene un papel fisiológico manifiesto en seres humanos. Sin embargo, la calcitonina es importante en clínica como un marcador tumoral producido por cánceres medulares de la tiroides que surgen a partir de estas células (capítulo 8).

EMBRIOGENIA, ANATOMÍA E HISTOLOGÍA

La glándula tiroides se origina en el embrión como una invaginación mesodérmica en el piso faríngeo formándose un agujero ciego, a partir del cual desciende en posición anterior a la tráquea y se bifurca, lo que forma dos lóbulos laterales, cada uno de los cuales mide aproximadamente 4 cm de longitud, 2 cm de ancho, y 1 cm de grosor durante la adultez. Puede haber tejido tiroideo ectópico en cualquier lugar a lo largo de este conducto tirogloso o más allá, desde la base de la lengua (tiroides lingual) hasta el mediastino. El conducto tirogloso también puede dar lugar a quistes en la línea media revestidos con epitelio escamoso, que pueden permanecer asintomáticos, o dar lugar a infecciones o tumores tiroideos. El extremo caudal del conducto tirogloso forma el lóbulo piramidal de la tiroides, que puede hacerse palpable en estados o enfermedades que causan inflamación difusa de la tiroides o estimulación de esta última (figura 7-1).

FIGURA 7-1

Anatomía macroscópica de la glándula tiroides del ser humano (vista anterior).

El crecimiento hacia arriba de la glándula tiroides está limitado por la fijación del músculo esternohioideo al cartílago tiroides. Sin embargo, no hay impedimento para el crecimiento en dirección posterior y hacia abajo, de modo que el agrandamiento de la tiroides, o bocio, a menudo se extiende en dirección posterior e inferior, incluso hacia la parte superior ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.