Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La insuficiencia aguda o crónica de una glándula endocrina en ocasiones puede dar por resultado enfermedad desastrosa e incluso la muerte. Así, tiene importancia reconocer estas urgencias endocrinas y manejarlas de manera apropiada. En este capítulo se comentarán crisis que afectan la tiroides, la parte anterior de la hipófisis o las glándulas suprarenales; diabetes mellitus, y anormalidades del equilibrio de calcio, sodio y agua. Salvo cuando se indique, se proporcionan recomendaciones de manejo para pacientes adultos. Los estudios en el área general de urgencias endocrinas han sido limitados en tamaño y número. En muchos casos, las recomendaciones que se ofrecen en este capítulo se basan en la opinión de expertos publicada más que en evidencia científica.

COMA MIXEDEMATOSO

Situación clínica

El coma mixedematoso es la etapa terminal del hipotiroidismo no tratado o tratado de manera insuficiente. El cuadro clínico a menudo es el de una anciana obesa que se ha tornado cada vez más retraída, letárgica, soñolienta y confundida. La presentación consta de hipotiroidismo grave, con coma o sin él (por consiguiente, el término coma mixedematoso puede ser un nombre erróneo). El interrogatorio del paciente puede ser insatisfactorio, pero la familia puede reportar que en el pasado el paciente fue objeto de intervención quirúrgica tiroidea o de tratamiento con yodo radiactivo, o que previamente ha estado recibiendo terapia con hormona tiroidea. El coma mixedematoso se relaciona más frecuentemente con suspensión de la hormonoterapia tiroidea, y menos a menudo es la primera manifestación de hipotiroidismo. El coma mixedematoso puede precipitarse por una enfermedad como un accidente cerebrovascular, infarto de miocardio, o una infección, que puede ser de las vías urinarias o neumonía. Otros factores precipitantes son hemorragia gastrointestinal; traumatismo agudo; hidratación excesiva, o administración de un sedante, un narcótico, o de un diurético potente.

Diagnóstico

Los signos son inespecíficos. El paciente puede estar semicomatoso o comatoso, con piel reseca y áspera, voz ronca, pelo delgado en el cuero cabelludo y las cejas, posiblemente una cicatriz en el cuello, y relajación lenta de reflejos. Hay hipotermia notoria; la temperatura corporal a veces disminuye hasta cifras tan bajas como 24°C (75°F), particularmente en los meses de invierno. Es importante estar alerta respecto a la presencia de factores complicantes, como neumonía, infección de las vías urinarias, íleo, anemia, hipoglucemia o crisis convulsivas. La fiebre puede enmascararse por hipotermia coexistente. A menudo hay derrame pericárdico, pleural ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.