Skip to Main Content

Consideraciones anatómicas

El aparato lagrimal está constituido por dos sistemas: el secretor o productor de lágrima y el excretor o de drenaje.

El sistema secretor está compuesto por la glándula lagrimal principal y las glándulas accesorias. Existen dos tipos de lágrima: la que se produce todo el tiempo, que es la película lagrimal basal (secreción basal) y aquella que se expresa ante el dolor, estímulos externos o de origen psíquico (como el llanto) y que se conoce como secreción refleja.

La película lagrimal basal está constituida por tres capas: la externa es una capa lipídica producida por las glándulas de Meibomio y cuya función es proteger a la capa acuosa de la lágrima de la evaporación. La capa acuosa, producida por las glándulas accesorias de Krause y Wolfring, es la más importante de la lágrima, y su función es mantener la lubricación de la superficie ocular y oxigenar la córnea. Por último, la capa interna de la lágrima, que está en contacto con la córnea y la conjuntiva, es una capa de mucina, producida por las células caliciformes conjuntivales. Esta capa es la que permite que la capa acuosa de la lágrima se adhiera bien al ojo.

Las glándulas accesorias son múltiples y se localizan en la conjuntiva, principalmente en la zona del limbo y en los fondos de saco conjuntivales; proporcionan la mayor parte de la película lagrimal basal, que mantiene al ojo húmedo de manera constante.

La secreción de las glándulas lagrimales, tanto principal como accesorias, está compuesta en su mayor parte por agua, solutos y proteínas. Por su importante componente acuoso tiende a evaporarse al estar en contacto con el ambiente de tal forma que la capa acuosa tiende, al estar con los ojos abiertos, a adelgazarse como consecuencia de la evaporación y de su eliminación constante por el sistema de drenaje a través de los puntos lagrimales. Cada vez que se parpadea se redistribuye la lágrima y se renueva la película lagrimal basal.

Cuando un estímulo externo (un cuerpo extraño) llega a la superficie lagrimal, la gran sensibilidad de la superficie (inervada por el trigémino) detecta su presencia y, a fin de eliminar las partículas extrañas, estimula a la glándula principal para producir más lágrima y así evitar roces y daños adicionales. Ésta es la secreción refleja, producto de la glándula lagrimal principal. Ésta es sólo una lágrima de emergencia, una respuesta a estímulos (irritación corneal, presencia de cuerpos extraños, por estímulos nasales o conflictos emocionales).

La glándula lagrimal principal se sitúa en la porción superior y externa de la órbita, por detrás del borde orbitario, y drena su contenido por cinco a siete conductillos localizados en el tercio externo del fórnix (o fondo de saco conjuntival) superior.

El sistema de drenaje está compuesto por los puntos lagrimales superior e inferior, que se continúan con los canalículos lagrimales. ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.