Skip to Main Content

Consideraciones anatómicas y fisiológicas

La MÁCULA funciona para que sea posible la visión de precisión, visión central o visión fina. Anatómicamente es un área oval circunscrita entre las arcadas vasculares temporales, que mide de tres a cuatro diámetros de disco (4.5 mm de ancho). Su centro, la FÓVEA, está localizado a dos diámetros de disco (3 mm) del borde temporal de la papila óptica o disco óptico. Desde el punto de vista histológico, la mácula se describe como un área de mayor concentración de conos y bastones, tiene más de una capa de células ganglionares y una mayor concentración de pigmento xantófilo, por lo que toma una coloración amarillenta (mácula lútea).

La fóvea es el centro de la mácula y la región más delgada de la retina, ya que está compuesta sólo por fotorreceptores (conos) y sus núcleos. La fóvea está limitada por una fina red capilar perifoveal. Con el oftalmoscopio en el centro de la zona foveal se observa un reflejo luminoso o reflejo foveolar que corresponde a una depresión central o FOVÉOLA.

Las capas celulares internas de la retina macular son nutridas por las ramas superior e inferior de la arteria central de la retina; para fines prácticos se las conoce como arterias y venas, pero histológicamente después del primer entrecruzamiento arteriovenoso, son en realidad arteriolas y vénulas. Los capilares provenientes de estas ramas dan lugar a plexos vasculares intrarretinianos, con una concepción anatómica y una visión estereoscópica en realidad existen plexos capilares superficiales y profundos de la retina, este último concepto es de gran importancia en la evaluación, clasificación y tratamiento de padecimientos vasculares de la mácula. La fóvea y las capas externas de la mácula reciben sangre de la coriocapilar. Esta es la capa más interna de la coroides y se separa del epitelio pigmentario de la retina por una delgada membrana basal (membrana de Bruch).

El epitelio pigmentario de la retina (EPR) constituye una sola capa de células hexagonales en contacto con los fotorreceptores (conos y bastones). El EPR contiene dos formas de pigmento: melanina y lipofucsina. La adhesión entre EPR y la retina neurosensorial es más débil que la adhesión entre EPR y la condensación estromatosa anterior de la coroides o membrana de Bruch. Por ello, en los desprendimientos de retina, lo que ocurre es una SEPARACIÓN ENTRE EPR y LA RETINA NEUROSENSORIAL, y se acumula líquido entre las dos capas, lo cual mantiene y perpetúa el desprendimiento. De modo similar, una separación entre el EPR y la membrana de Bruch se conoce como desprendimiento o despegamiento del EPR.

El EPR es una barrera fisiológica al filtrado de agua, electrólitos y macromoléculas. Debido a sus funciones de bomba, del EPR depende mantener seco el espacio subretiniano. También es una barrera óptica dado su gran contenido de pigmento. El grado de pigmentación del EPR y de la coroides es una característica individual genéticamente ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.