Skip to Main Content

++

Antimicrobianos en oftalmología

++

La administración local de antibióticos tiene sobre la administración sistémica muchas ventajas: las concentraciones terapéuticas son altas y se alcanzan de inmediato, las dosis se pueden repetir con gran frecuencia, el fármaco está libre de unión a proteínas plasmáticas y sus efectos sistémicos son menores. Contra estas ventajas hay el inconveniente de su reducida penetración al interior del globo ocular en algunos casos dada la poca bifasidad de las preparaciones antimicrobianas locales. La administración sistémica de antimicrobianos para el tratamiento de infecciones oculares superficiales tiene, como contraparte, muchas desventajas: para alcanzar concentraciones terapéuticas tienen que llegar a la circulación sistémica, por tanto las dosis han de ser mucho mayores. Alcanzada la circulación sistémica, para llegar al ojo el fármaco tiene que penetrar en el cuerpo ciliar y la barrera hematoacuosa; a la córnea y superficie conjuntival llegará por difusión sólo una pequeña concentración, y sistémicamente pueden sensibilizar al individuo y causar múltiples efectos secundarios. Por todas estas razones, el uso de antibióticos sistémicos para tratar infecciones superficiales es restringido. Las tetraciclinas sistémicas representan un grupo de fármacos cuyo uso es frecuente en oftalmología debido no sólo a que se excretan en las glándulas de Meibomio sino por su función antiestreptocócica y antiinflamatoria. En el caso de cuadros infecciosos de los anexos y estructuras perioculares como en la dacriocistitis aguda también está indicado el uso de antibióticos sistémicos como dicloxacilina y amoxicilina.

++

Cloranfenicol

++

Inhibe la síntesis de proteínas mediante su unión con la subunidad ribosomal 50s y es un agente bacteriostático de amplio espectro. Con anterioridad se utilizaba en conjuntivitis e infecciones de la superficie corneal por su adecuada penetración a través del epitelio corneal. Su uso se ha limitado por su asociación con anemia aplásica.

++

Polimixina B

++

Constituye una mezcla de péptidos cuya función es disolver fosfolípidos de membranas bacterianas. Su uso tópico en gotas o en ungüento se ha empleado en úlceras corneales y conjuntivitis.

++

Bacitracina

++

Representa una mezcla de polipéptidos que inhiben la síntesis de la pared celular bacteriana. Se encuentra disponible en solución o ungüento, ya sea solo o en combinación con polimixina y neomicina para uso en conjuntivitis, blefaritis y cuadros infecciosos de la superficie corneal.

++

Aminoglucósidos

++

Su función bactericida resulta de la inhibición del proceso de iniciación de la síntesis de proteínas. Gentamicina y tobramicina existen en colirio y ungüento para uso oftálmico. Neomicina se utiliza en ungüento o colirio en combinación con bacitracina y polimixina B; aunque representa un antibiótico de amplio espectro, su uso se ha asociado hasta en 10% con el desarrollo de cuadros alérgicos.

++

Sulfonamidas

++

Análogos y antagonistas competitivos del ácido paraaminobenzoico, importante en la síntesis de ácido fólico. Su función bacteriostática afecta microorganismos que sintetizan su propio ácido fólico. Pirimetamina y sulfadiazina sistémicas se utilizan ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.