Skip to Main Content

Introducción

“Genio y figura hasta la sepultura”…y sexo también.

DICHO POPULAR MODIFICADO

  • La sexualidad no se pierde con la edad.

  • Es necesario adaptar la sexualidad a los cambios del cuerpo, la mente y la situación social que acompañan al paso de la edad.

  • La producción hormonal de estrógenos, progestágenos y andrógenos disminuye.

  • Las enfermedades y sus tratamientos tienen un efecto significativo sobre la sexualidad.

  • La sexualidad es parte de la valoración gerontológica multidimensional.

  • En casos seleccionados se cuenta con tratamientos efectivos, aunque los riesgos son siempre una preocupación.

  • Es esencial no juzgar.

La sexualidad es algo que no se pierde con el tiempo, es inherente a los seres vivos y se lleva consigo toda la vida. Lo que seguramente cambia son sus expresiones, más aún en la actualidad cuando la visión del tema se ha ampliado y el tabú y muchos mitos se han diluido de modo gradual. Cada vez sorprende más el uso que cada individuo le confiere a su sexualidad, lo que hace posible expresiones más satisfactorias para cada persona: las formas, impulsos y preferencias son variadas y totalmente personales. Es probable que muchas convicciones erróneas y limitantes, basadas en la ignorancia, desaparezcan con el aumento del conocimiento y la educación sexual más abundante y efectiva. Un inconveniente ha sido el lazo que se ha establecido de forma creciente entre la sexualidad y la ciencia médica, con las barreras derribadas en muchos aspectos de la reproducción y luego con la aparición del sildenafil. Tal parece que el sexo ha ingresado a un proceso de medicalización probablemente indeseable en el que se privilegian aspectos biológicos y pragmáticos, quizá en detrimento del aspecto erótico del sexo. Asimismo, es un inconveniente la excesiva comercialización del tema.

No existe una revisión global sobre la sexualidad en los ancianos; la naturaleza y la frecuencia de la actividad sexual en esta población se desconocen. Los datos disponibles provienen de estudios históricos y limitados: las investigaciones fisiológicas de Masters y Johnson, los Duke Longitudinal Studies y el Baltimore Longitudinal Study on Aging. La conclusión más relevante de éstos, es que la sexualidad es un elemento importante para muchos ancianos.

Uno de muchos mitos que desaparecen cada vez más es el de la asexualidad que se cree aparece a medida que se envejece. En general, se daba por sentado que los ancianos no tenían vida sexual e incluso podía verse como inapropiada una conducta sexual explícita. Los ancianos visualizan con frecuencia la sexualidad como una expresión de la pasión, los afectos, la admiración y la lealtad, la renovación de un romance o una oportunidad continua de crecimiento y experiencia. Al considerar inexistente el asunto en las personas envejecidas, la sociedad ha ignorado las necesidades emergentes al aumentar la edad y disminuir la salud. Se ha olvidado la fundamental necesidad de contacto, amor, compañía e intimidad de cualquier individuo.

Al envejecer se ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.