Skip to Main Content

OBJETIVOS

  • Describir los componentes de los oídos externo, medio e interno y sus funciones.

  • Describir la manera en que los movimientos de moléculas en el aire se convierten en impulsos generados en células ciliadas en la cóclea.

  • Trazar la trayectoria de impulsos auditivos en las vías neurales desde las células ciliadas cocleares hasta la corteza auditiva y comentar la función de esta última.

  • Explicar cómo el tono y el volumen se codifican en las vías auditivas.

  • Describir las diversas formas de sordera y las pruebas para su diagnóstico.

  • Explicar cómo los receptores en los canales semicirculares detectan aceleración rotacional, y cómo los receptores en el sáculo y el utrículo detectan aceleración lineal.

  • Listar las principales aferencias sensoriales que proporcionan la información que se sintetiza en el cerebro hacia el sentido de posición en el espacio.

INTRODUCCIÓN

Los receptores para la audición y el equilibrio se encuentran en el oído. El oído externo, el oído medio y la cóclea del oído interno se relacionan con la audición. Los canales semicirculares, el utrículo y el sáculo del oído interno se relacionan con el equilibrio. Los receptores en los canales semicirculares (células ciliadas) detectan aceleración rotacional, los receptores en el utrículo detectan aceleración lineal en la dirección horizontal, y los receptores en el sáculo detectan aceleración lineal en la dirección vertical.

CARACTERÍSTICAS ANATÓMICAS DEL OÍDO

OÍDOS EXTERNO Y MEDIO

El oído externo canaliza ondas de sonido hacia el meato auditivo externo (figura 16-1). Las ondas de sonido pasan hacia adentro, hacia la membrana timpánica (tímpano). El oído medio es una cavidad llena de aire en el hueso temporal que se abre por medio de la tuba auditiva (trompa de Eustaquio) hacia la nasofaringe, y a través de esta última hacia el exterior. La tuba, por lo general, está cerrada, pero durante la deglución, la masticación y los bostezos se abre, e iguala la presión de aire a ambos lados del tímpano. Los tres osículos o huesecillos del oído (martillo, yunque y estribo) están en el oído medio (figura 16-2). El manubrio (mango del martillo) está fijo a la parte posterior de la membrana timpánica. Su cabeza está fija a la pared del oído medio, y su prolongación corta está fija al yunque, que se articula con la cabeza del estribo. La base del estribo está fija mediante un ligamento anular a las paredes de la ventana oval. Dos músculos esqueléticos pequeños (tensor del tímpano y estapedio) se ubican en el oído medio. La contracción del primero tira del manubrio del martillo en dirección medial y disminuye las vibraciones de la membrana timpánica; la contracción del segundo tira de la base del estribo para separarla de la ventana oval.

FIGURA 16-1

Estructuras de las porciones externa, media e interna del oído humano. En aras de la claridad, la ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.