Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

El crecimiento consiste, en esencia, en un aumento progresivo de la masa corporal que va acompañado de un proceso de remodelación morfológica y maduración funcional.

Se trata de la integración de tres procesos inseparables:

  • aumento de tamaño,

  • diferenciación

  • morfogénesis.

El aumento de tamaño se basa en la multiplicación celular, el aumento de tamaño de las células y el ensanchamiento progresivo del espacio extracelular por la incorporación de nuevas sustancias.

La diferenciación es un proceso de especialización morfológica y funcional de las células que se realiza a través de una activación diferencial de los genes.

La morfogénesis consiste en un reajuste del tamaño y la forma de los distintos órganos, que se produce como consecuencia de la competición por nutrientes y fenómenos de migración y agrupamiento celular, lo que conduce a un proceso de degeneración y muerte celular programada a través del cual se configuran definitivamente las características morfológicas de las distintas estructuras orgánicas1.

LA CURVA O PATRÓN DE CRECIMIENTO

La combinación, a lo largo del tiempo, de estos procesos de multiplicación y aumento de tamaño celular, especialización funcional y morfológica de las células y la incorporación de nuevas moléculas al espacio extracelular, da como resultado una forma específica de crecimiento que se denomina globalmente patrón de crecimiento2.

El patrón de crecimiento ha sufrido cambios adaptativos importantes a lo largo de la evolución filogenética y dentro de una misma especie durante el desarrollo ontogénico.

En los organismos unicelulares, como las bacterias y algunos protozoos, el crecimiento se basa exclusivamente en la multiplicación celular, que da origen a colonias o agrupaciones de individuos morfológica y funcionalmente idénticos. La característica esencial de este tipo de crecimiento es que carece de un verdadero sistema de regulación. Mientras las condiciones de temperatura, osmolaridad, equilibrio iónico y aporte de nutrientes sean adecuadas, las células se dividen una y otra vez y el crecimiento sigue una curva exponencial (Fig. 13.1)3.

Figura 13.1.

Curva exponencial de crecimiento en los organismos unicelulares. Agotamiento de los nutrientes (flecha blanca); cambio del medio de cultivo (flecha azul).

En los seres pluricelulares más primitivos, durante el proceso de regeneración de los tejidos y en las fases iniciales del desarrollo embrionario de los organismos superiores hay ya un sistema muy elemental que regula la proliferación celular. Por una parte, factores mecánicos modulan el tamaño y la forma de las células y, por otro lado, aparece ya un esbozo de regulación humoral, dependiente del equilibrio en el medio extracelular entre factores estimuladores del crecimiento, denominados genéricamente auxinas o mitógenos, y factores inhibidores4.

En los organismos pluricelulares más evolucionados, pasadas las etapas iniciales del desarrollo embrionario, el crecimiento ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.