Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La piel es un órgano complejo que comprende la superficie del cuerpo y se continúa con las mucosas. Es el órgano más grande del cuerpo humano y compone cerca del 15% del peso corporal total. La piel ilesa, provista de diversos tejidos y tipos de células, protege al organismo contra lesiones externas. Sin embargo, la piel también es fuente de infinidad de alteraciones que comprenden trastornos inflamatorios, lesiones mecánicas y térmicas, enfermedades infecciosas y tumores benignos y malignos. Lo intrincado de este órgano y sus alteraciones patológicas son el motivo por el que la piel y el tejido subcutáneo siguen teniendo gran interés y precisan la atención de diversas disciplinas quirúrgicas, entre ellas cirugía plástica, dermatología, cirugía general y oncología quirúrgica.

ANATOMÍA E HISTOLOGÍA

Antecedentes

Los componentes del tejido epitelial, conjuntivo, vascular, muscular y nervioso se organizan en tres capas histológicas (epidermis, dermis e hipodermis), cuya consistencia varía entre las diferentes partes del cuerpo (fig. 16-1). El espesor de cada capa, la distribución de los apéndices dérmicos, la densidad y el tipo de terminaciones nerviosas y la distribución de los melanocitos son sólo algunas de las variables que difieren según la ubicación y la función. La epidermis y sus apéndices tienen un origen ectodérmico, en tanto que la dermis y la hipodermis tienen un origen mesodérmico.1

Figura 16-1.

Representación esquemática de la piel y sus apéndices. Obsérvese que la raíz del folículo piloso puede extenderse por debajo de la dermis hacia el tejido subcutáneo.

Epidermis

1 La epidermis consta de epitelio estratificado que experimenta regeneración continua. Alrededor del 90 al 95% de estas células epiteliales son queratinocitos derivados de la ectodermis. Durante su diferenciación, los queratinocitos forman células aplanadas, sin núcleo, que tarde o temprano se desprenden de la superficie de la piel. Este proceso da lugar a la formación de capas celulares distintas (de lo profundo a lo superficial): estrato basal (capa unicelular) estrato espinoso (cinco a 15 células de espesor), estrato granuloso (una a tres células) y estrato córneo (cinco a 10 células) que, además, se subdividen en una capa condensada de estrato compacto profundo y una capa más superficial, parcialmente separada, de estrato laxo. En la región palmoplantar, se puede observar otra capa, el estrato lúcido, entre los estratos granuloso y córneo (fig. 16-1). El tiempo de tránsito (queratinización) es de 30 días aproximadamente. El espesor epidérmico difiere entre las regiones de la piel y va de 50 μm en los párpados hasta 1 mm en las plantas de los pies. Las intervenciones como la expansión de tejidos originan engrosamiento de la epidermis (y adelgazamiento de la dermis).

Componentes epidérmicos

Queratinocitos. Los queratinocitos de la capa basal son células cilíndricas o cúbicas, con ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.