Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Cerca del término, el feto casi siempre se voltea espontáneamente hasta adquirir una presentación cefálica conforme el volumen creciente de los glúteos busca el fondo que es más espacioso. Sin embargo, cuando los glúteos o piernas del feto entran en la pelvis antes que la cabeza, la presentación se denomina pélvica. Esta posición es más frecuente lejos del término, puesto que ambos polos fetales tiene un volumen similar al principio del embarazo (fig. 28-1). La presentación pélvica persiste hasta el término en 3 a 4% de los partos únicos. Su frecuencia anual en el momento del parto en casi 270 000 recién nacidos únicos en el Parkland Hospital ha variado solamente de 3.3 a 3.9% en los últimos 30 años.

FIGURA 28-1.

Prevalencia de la presentación pélvica por edad gestacional en el momento del parto en 58 842 embarazos de producto único en la Universidad de Alabama en los Hospitales Birmingham entre 1991 y 2006. (Por cortesía del Dr. John Hauth y la Sra. Sue Cliver.)

Los conceptos obstétricos actuales en cuanto al parto vaginal del feto pélvico han recibido gran influencia de los resultados publicados por el Term Breech Trial Collaborative Group (Hannah, 2000). Este estudio clínico comprendió a 1 041 mujeres con asignación al azar a una cesárea electiva y 1 042 a un parto vaginal planeado. En el grupo del parto vaginal planeado, 57% en realidad se sometió a este tipo de parto. La cesárea planeada se acompañó de menos riesgo de mortalidad perinatal frente al parto planeado, 3 por 1 000 frente a 13 por 1 000. Asimismo, la cesárea se acompañó de menos riesgo de morbilidad neonatal “grave”, 1.4 frente a 3.8%.

La reacción del American College of Obstetricians and Gynecologists (2001) a estos datos fue el descenso repentino de los partos pélvicos vaginales. Sin embargo, desde entonces ya se ha establecido un plan más moderado para el manejo del parto pélvico.

Los críticos del Term Breech Trial Collaborative Group subrayan que la mayoría de los resultados incluidos en la morbilidad neonatal “grave” en realidad no supone una discapacidad a largo plazo. Además, conforme se han ido obteniendo los datos de países con una mortalidad perinatal reducida, se han observado pocas muertes perinatales y la frecuencia no difiere en forma significativa entre ambos grupos. Asimismo en el Term Breech Trial únicamente participaron nulíparas y menos de 10% se sometió a una pelvimetría radiográfica. Por último, los resultados a dos años de niños nacidos durante el estudio multicéntrico original demostró que la cesárea planeada no se acompaña de una menor frecuencia de muertes por retraso del desarrollo (Whyte, 2004). En la página 561 se describen algunos de los estudios más grandes en los cuales se examinó la inocuidad y los riesgos del parto vaginal para fetos pélvicos únicos.

...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.