Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Las complicaciones puerperales incluyen muchas de las que ocurren durante el embarazo, sin embargo también hay otras que son más frecuentes en este periodo. La más típica es la infección pélvica puerperal, un asesino conocido de las mujeres en esta etapa. Otras infecciones son la mastitis y los abscesos mamarios. Las tromboembolias en el puerperio de seis semanas tienen la misma frecuencia que durante las 40 semanas anteriores al parto.

INFECCIONES PUERPERALES

Por lo general, el término infección puerperal se utiliza para describir cualquier infección bacteriana del aparato genital después del parto. Durante gran parte del siglo XX las infecciones puerperales, la preeclampsia y la hemorragia obstétrica formaron parte de la tríada letal de mortalidad materna. Por fortuna, gracias al desarrollo de antibióticos eficaces, la muerte materna por infección ya es rara. Berg et al. (2010) publicaron hallazgos del Pregnancy Mortality Surveillance System, que incluía 4 693 muertes maternas en Estados Unidos entre 1998 y 2005. Las infecciones provocaron hasta 10.7% de las muertes vinculadas con el embarazo y ocuparon el quinto lugar como causa de muerte. En un análisis similar de la población de Carolina del Norte de 1991 a 1999, Berg et al. (2005) comunicaron que 40% de las muertes maternas relacionadas con infecciones era prevenible.

Fiebre puerperal

Existen numerosos factores que pueden causar fiebre (una temperatura de 38.0°C o más) durante el puerperio. La mayoría de las fiebres persistentes después del parto se debe a infecciones del aparato genital. Utilizando esta definición conservadora, Filker y Monif (1979) informaron que sólo en cerca de 20% de las mujeres con fiebre durante las primeras 24 h después del parto vaginal se diagnosticaba una infección pélvica. Esta cifra contrasta con la de las pacientes sometidas a cesárea (70%). Es importante enfatizar que la fiebre con temperatura de 39°C, o más, que aparece en las primeras 24 h después del parto es causada a menudo por una infección pélvica agresiva por estreptococos del grupo A (como se expone en la página 683).

Otras causas de fiebre puerperal incluyen congestión mamaria, infecciones del tracto urinario, episiotomía, incisiones abdominales, laceraciones perineales y complicaciones respiratorias después de la operación cesárea (Maharaj, 2007). Casi 15% de las mujeres que no amamantan presenta fiebre puerperal por congestión mamaria. Como se expone en el capítulo 36 (pág. 675), la incidencia de fiebre es menor en las mujeres que amamantan. La “fiebre mamaria” rara vez excede los 39°C en los primeros días del puerperio y suele durar menos de 24 horas. Las infecciones urinarias son poco frecuentes después del parto gracias a la diuresis normal durante este periodo. La pielonefritis aguda tiene un cuadro clínico variable. Con frecuencia el primer signo de infección renal es la fiebre, seguida de hipersensibilidad en el ángulo costovertebral, náusea y vómito. Las atelectasias que se presentan después de un parto por vía abdominal son ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.