Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La esterilización es una elección frecuente para la anticoncepción en millones de varones y mujeres. Este procedimiento está indicado en personas que solicitan la esterilización y comprenden con claridad su carácter permanente, así como la dificultad y frecuente fracaso de la reversión. El American College of Obstetricians and Gynecologists (2009, 2013) recomienda que todas las personas que consideran la esterilización, reciban asesoría sobre otras opciones anticonceptivas.

ESTERILIZACIÓN FEMENINA

Casi la cuarta parte de las mujeres que recurrieron a la anticoncepción en Estados Unidos, de 2006 a 2008, eligieron alguna forma de esterilización (Mosher, 2010). Para las mujeres de 35 a 44 años, la esterilización quirúrgica fue la forma más frecuente de control natal (Brunner Huber, 2009).

La esterilización femenina casi siempre se realiza por oclusión o división de las trompas de Falopio. Se practicaron procedimientos de esterilización puerperal, realizados junto con una operación cesárea o después del parto vaginal, en casi 8% de todos los partos con lactante vivo en Estados Unidos (Chan, 2010). La esterilización tubaria (tubárica) no puerperal se realiza en algún momento no relacionado con un embarazo reciente, también se denomina esterilización de intervalo. Estos últimos procedimientos casi siempre se realizan por laparoscopia como cirugía ambulatoria. Para la oclusión, también existen técnicas histeroscópicas o por minilaparotomía.

Esterilización tubaria puerperal

Durante varios días posteriores al parto, el fondo uterino se encuentra a la altura del ombligo y las trompas de Falopio se mantienen accesibles justo debajo de la pared abdominal. Además, la laxitud abdominal permite el desplazamiento sencillo de la incisión sobre cada cuerno uterino. Por tanto, la técnica para la esterilización puerperal es sencilla y no es necesaria la hospitalización prolongada.

Algunos prefieren realizar la esterilización justo después del parto, otros esperan 12 a 24 h. En el Parkland Hospital, la ligadura tubaria puerperal se realiza en la sala quirúrgica obstétrica la mañana siguiente al parto. Esto minimiza la estancia en el hospital, y reduce la probabilidad de que la hemorragia puerperal complique la recuperación después de la operación. Además, el estado del recién nacido puede confirmarse mejor antes del procedimiento quirúrgico.

Ahora se usan varias técnicas para interrumpir la permeabilidad tubaria. En general, se extirpa el segmento intermedio de la trompa de Falopio y los segmentos se sellan por fibrosis y regeneración peritoneal. Los métodos usuales para la esterilización de intervalo incluyen las técnicas Parkland, Pomeroy y Pomeroy modificada (American College of Obstetricians and Gynecologists, 2013). Rara vez se usan las técnicas de Irving y Uchida o la fimbriectomía de Kroener porque requieren de mayor disección, tiempo quirúrgico más prolongado y existe la posibilidad de lesión del mesosalpinge. La fimbriectomía se acompaña de tasas de falla altas desfavorables, por la recanalización del segmento proximal de la trompa de Falopio (Pati, 2000).

Técnica quirúrgica

Si ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.