Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Los trastornos pulmonares agudos y crónicos son frecuentes durante el embarazo. El problema más común es el asma crónica o una exacerbación aguda y afecta hasta el 4% de las mujeres embarazadas. Junto con la neumonía adquirida en la comunidad, estos padecimientos causaron casi 10% de las hospitalizaciones no obstétricas en un plan de atención administrada (Gazmararian, 2002). La neumonía también es una complicación frecuente que obliga al reingreso después del parto (Belfort, 2010). Estos y otros trastornos pulmonares se superponen a varios cambios importantes inducidos por el embarazo en la fisiología ventilatoria. Por ejemplo, las embarazadas, sobre todo las que cursan el último trimestre, no parecen tolerar la neumonitis aguda grave, como lo demuestra el número elevado de muertes maternas durante las pandemias de gripe (influenza) de 1918 y 1957.

Los cambios considerables y algunas veces intensos en el sistema respiratorio secundarios al embarazo se revisan en el capítulo 4 (pág. 62) y los valores de las pruebas relacionadas se encuentran en el Apéndice (pág. 1292). Los volúmenes y capacidades pulmonares que se miden en forma directa para describir la fisiopatología pulmonar se alteran en grado considerable. A su vez, estos cambios modifican los resultados de las concentraciones de gases y los valores acidobásicos. En fecha reciente, Wise et al. (2006) resumieron algunos de los cambios fisiológicos inducidos por la gestación:

  1. La capacidad vital y la capacidad inspiratoria aumentan cerca de 20% al final del embarazo.

  2. El volumen espiratorio de reserva disminuye de 1 300 ml a casi 1 100 ml.

  3. El volumen corriente se incrementa cerca de 40% como efecto de las propiedades estimulantes respiratorias de la progesterona.

  4. La ventilación por minuto aumenta entre 30 y 40% dado que también lo hace el volumen corriente. Asimismo, la Po2 arterial se eleva de 100 a 105 mmHg.

  5. Las demandas metabólicas crecientes producen un aumento del 30% de la producción de dióxido de carbono, pero como al mismo tiempo se incrementa su capacidad de difusión y hay hiperventilación, la PCO2 arterial decrece de 40 a 32 mmHg.

  6. El volumen residual disminuye cerca del 20%, de 1 500 ml a cerca de 1 200 ml.

  7. La distensibilidad de la pared torácica se reduce en un tercio por el útero creciente y la elevación de la presión abdominal, lo que causa un descenso del 10 al 25% de la capacidad funcional residual, la suma de la reserva espiratoria y los volúmenes residuales.

El resultado final de estos cambios inducidos por el embarazo es el aumento sustancial de la ventilación por el incremento de la profundidad, no por una mayor frecuencia respiratoria. Se cree que se estimulan por el consumo basal de oxígeno conforme se incrementa de 20 a 40 ml/min en la segunda mitad del embarazo.

ASMA

El asma es frecuente en las mujeres jóvenes, por lo que a menudo complica al embarazo. ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.