Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Durante el embarazo normal, el tubo digestivo y sus apéndices experimentan cambios anatómicos, fisiológicos y funcionales notables. Estos cambios, que se describen con detalle en el capítulo 4 (pág. 66), pueden alterar en grado considerable los hallazgos clínicos en los que se basa el médico por lo general para el diagnóstico y el tratamiento de los trastornos del tubo digestivo. Asimismo, a medida que avanza el embarazo, los síntomas digestivos pueden resultar más difíciles de valorar. Muchas veces, los signos físicos no son evidentes por un útero de gran tamaño que desplaza los órganos abdominales y puede modificar la ubicación y la intensidad del dolor y la hipersensibilidad.

GENERALIDADES

Técnicas diagnósticas

Endoscopia

Diversos métodos permiten valorar el tubo digestivo durante el embarazo sin la necesidad de recurrir a técnicas radiológicas. Los instrumentos endoscópicos de fibra óptica han revolucionado el diagnóstico y el tratamiento de la mayor parte de los trastornos digestivos y son muy adecuados para usarse durante el embarazo. Con la endoscopia es posible explorar el esófago, el estómago, el duodeno y el colon (Cappell, 2006, 2011). También se puede estudiar la porción proximal del yeyuno y canular la ampolla de Vater para llevar a cabo una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (ERCP) (Fogel, 2014; Kamani, 2012; Tang, 2009). La experiencia durante el embarazo con la videocápsula endoscópica para la valoración del intestino delgado es escasa (Storch, 2006).

Se utiliza la endoscopia digestiva alta para el tratamiento y el diagnóstico de problemas diversos. Se realiza la exploración del colédoco, así como su drenaje, para la coledocolitiasis, descrita en el capítulo 55 (pág. 1096). También se emplea para instituir la escleroterapia e insertar sondas de gastrostomía endoscópica percutánea (PEG). Se dispone de una serie de análisis concisos (Cappell, 2011; Fogel, 2014; Gilinsky, 2006).

Se puede recurrir a la sigmoidoscopia flexible sin riesgo en mujeres embarazadas (Siddiqui, 2006). En pacientes no embarazadas, la colonoscopia es indispensable para visualizar todo el colon y la porción distal del íleon con fines diagnósticos y terapéuticos de la enfermedad intestinal inflamatoria. Los estudios sobre la colonoscopia durante el embarazo son escasos, con excepción de la realizada en el segundo trimestre, pero los resultados preliminares indican que debe efectuarse si hay indicaciones para ello (Cappell, 2010, 2011). Se lleva a cabo la preparación intestinal con soluciones electrolíticas de polietilenglicol o fosfato de sodio. Con éstas debe evitarse la deshidratación materna intensa, que puede causar la disminución del flujo sanguíneo uteroplacentario.

Técnicas de imágenes sin penetración corporal

La técnica ideal obvia para la valoración del tubo digestivo durante el embarazo es la ecografía abdominal. Dado que el uso de la tomografía computarizada (CT) es limitado durante el embarazo debido a la exposición a la radiación, en la actualidad se prefiere la resonancia magnética (MR) para valorar el abdomen y el espacio retroperitoneal (Khandelwal, ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.