Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Algunos trastornos neurológicos son relativamente frecuentes en la mujer en edad reproductiva. En el pasado llegaron a utilizarse para descartar la gestación, pero en la actualidad pocos lo hacen. La mayor parte de los trastornos observados en embarazadas son los mismos que los de las no embarazadas. Por lo tanto, son pocos los trastornos neurológicos que se pueden ver con más frecuencia en mujeres embarazadas. Algunos ejemplos son la parálisis de Bell, tipos específicos de apoplejía y la presión intracraneal benigna o seudotumor cerebral. Los trastornos neurovasculares constituyen una causa importante de mortalidad materna; se les atribuyó el 10% de las muertes maternas en Estados Unidos de 1998 a 2005 (Berg, 2010b).

Dado que muchos trastornos neurológicos son crónicos, con frecuencia preceden al embarazo. Aunque la mayoría de las mujeres con un trastorno neurológico crónico que se embarazan tendrá un resultado satisfactorio, algunos de estos trastornos tienen riesgos específicos que el médico debe conocer. En cambio, algunas mujeres presentan síntomas neurológicos que aparecen por primera vez durante el embarazo y deben distinguirse de otras complicaciones de la gravidez. Los trastornos psiquiátricos se pueden manifestar también con anomalías cognitivas y neuromusculares, y se deben considerar en la valoración.

OBTENCIÓN DE IMÁGENES DEL SISTEMA NERVIOSO CENTRAL

La tomografía computarizada (CT, computed tomography) y la resonancia magnética (MR, magnetic resonance) han abierto nuevas vías para el diagnóstico, clasificación y tratamiento de muchas enfermedades neurológicas y psiquiátricas. Como se describe en la página 933, estos métodos para obtención de imágenes craneales se pueden utilizar con seguridad durante la gestación. La CT se usa con frecuencia cuando se necesita un diagnóstico rápido y es excelente para detectar una hemorragia reciente (Smith, 2012). A menudo se prefiere la MRI porque no usa radiación. Es de particular utilidad en el diagnóstico de enfermedades desmielinizantes, detección de malformaciones arteriovenosas, valoración de anomalías congénitas y de desarrollo del sistema nervioso, identificación de lesiones de la fosa posterior y diagnóstico de problemas medulares (Gjelsteen, 2008). Para cualesquiera de estos estudios, la mujer se coloca en decúbito lateral izquierdo, inclinada, con una almohada bajo la cadera para prevenir la hipotensión y reducir las pulsaciones aórticas, que pueden degradar la imagen.

La angiografía cerebral con medio de contraste, inyectado casi siempre a través de la arteria femoral, constituye un complemento de gran utilidad para el diagnóstico y el tratamiento de algunas enfermedades vasculares cerebrales. La fluoroscopia genera más radiación, pero se puede realizar con una protección abdominal adecuada. La tomografía de emisión de positrones (PET, positron emission tomography) y la MRI funcional (fMRI) no han sido evaluadas para su uso en pacientes embarazadas (Chiapparini, 2010).

CEFALEA

La National Health Interview Survey es publicada por los Centers for Disease Control and Prevention (Pleis, 2010). En la edición de 2009, 20% de las mujeres de 18 a 44 años de edad refirió una ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.