Skip to Main Content

PRINCIPIOS GENERALES DE TRATAMIENTO

Los aspectos específicos relacionados con las heridas y laceraciones de brazos y manos incluyen: 1) la posibilidad de lesión de arterias, nervios y tendones que se encuentran muy cercanos a la piel y 2) la importancia de la función de la mano en la vida cotidiana y ocupacional. Las lesiones pueden clasificarse como aisladas o combinaciones de heridas cerradas por aplastamiento, heridas simples, heridas abiertas por aplastamiento, amputaciones parciales y amputaciones completas. El tratamiento depende de múltiples factores: mecanismo de la lesión, ubicación de la misma, lesión a arterias, nervios y tendones adyacentes, edad del paciente, género, mano dominante, ocupación y enfermedades asociadas; presencia de fracturas expuestas y uso esperado de la mano a futuro.

ANAMNESIS Y EXPLORACIÓN FÍSICA

Las consideraciones específicas de la anamnesis incluyen la edad del paciente (porque hay incremento de la posibilidad de lesión ósea por disminución de la densidad ósea y disminución de la probabilidad de curación y recuperación funcional por la pérdida de elasticidad relacionada con el envejecimiento), ocupación y dominancia de la mano. La exploración de las lesiones de mano y brazo inician con la inspección y continúan con la valoración de la función motora y sensitiva, integridad de tendones y ligamentos y la valoración de la perfusión sanguínea. En la inspección, se observa la posición y postura de brazo, mano y dedos; se documenta la ubicación de las lesiones con respecto a las arterias, nervios y tendones importantes, así como presencia de exposición de hueso o tendones. La herida se explora con gran cuidado en busca de posibles cuerpos extraños, restos u otros contaminantes visibles. Debe observarse la pérdida significativa de tejidos blandos o disminución de longitud de la parte lesionada porque estos datos son indicativos de reparación quirúrgica. La exploración de los movimientos activos y de los movimientos pasivos contra resistencia valoran la función motora. Los pacientes con lesiones dolorosas pueden negarse a mover la extremidad afectada. Después de verificar la función sensitiva, puede ser necesario aplicar anestesia para lograr una exploración motora adecuada.

Como hay varios músculos con inervaciones superpuestas, deben valorarse contra resistencia la mayor parte de las funciones motoras puras distales de cada nervio importante (cuadro 47-1).

CUADRO 47-1

Pruebas motoras de nervios periféricos de la extremidad superior

Cada tendón en el área lesionada y cerca de ésta debe valorarse en forma individual. En lesiones a manos y dedos se exploran por separado el extensor propio de los dedos, el flexor profundo de los dedos (FDP, flexor digitorum profundus) y el flexor superficial de los dedos ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.