Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Muchas mujeres acuden al servicio de urgencias quejándose de secreción vaginal. La secreción se acompaña o no de molestias vaginales o dolor abdominal o ambos síntomas. Esta secreción vaginal es consecutiva a diversas enfermedades, incluidas vaginitis por vaginosis bacteriana, candidosis, tricomoniosis, cervicitis, salpingitis o enfermedad inflamatoria pélvica por Neisseria gonor-rhoeae o Chlamydia trachomatis o una combinación de múltiples microorganismos.1

La vaginitis abarca una gama de enfermedades que producen síntomas vulvovaginales, como ardor, irritación y prurito, con o sin secreción patológica. En el cuadro 106-1 se enumeran los factores que causan vaginitis aguda. Las causas infecciosas más frecuentes de vaginitis en las mujeres sintomáticas son vaginosis bacteriana (22 a 50%), candidosis (17 a 39%) y tricomoniosis (4 a 35%). La candidosis vulvovaginal, la vaginitis por contacto y la vaginitis atrófica se presentan en pacientes núbiles y posmenopáusicas, pero las demás variedades de vulvovaginitis infecciosa sólo tienen lugar en mujeres con vida sexual activa. En ~30% de las mujeres con molestias vaginales, el diagnóstico permanece incierto incluso después de realizar una serie de pruebas.2

CUADRO 106-1

Factores causales de vulvovaginitis aguda

Los factores que al parecer contribuyen a la vaginitis en las prepúberes son: la cubierta menos protectora del introito por los labios mayores, la concentración reducida de estrógenos, el contacto con sustancias irritables como baños de burbujas, la higiene deficiente y la presencia de microorganismos específicos. La participación de la mala higiene y la infección es controversial.4 Las causas infecciosas son más frecuentes en adolescentes, sobre todo en las que tienen vida sexual activa.

ESTADO VULVOVAGINAL NORMAL

La consistencia de las secreciones vaginales normales varía desde un material líquido y transparente hasta una sustancia espesa, blanquecina y opaca. La cantidad también varía desde escasa hasta abundante. Las secreciones son indoloras y no causan síntomas. El pH vaginal normal es de 3.8 a 4.5. Las secreciones alcalinas del cuello uterino antes y después de la menstruación, al igual que el semen (que es alcalino), reducen la acidez, lo cual predispone a las infecciones. Antes de la menarquia y después de la menopausia el pH vaginal varía entre 6 y 7. Las terminaciones nerviosas en la vagina son limitadas, por lo que la paciente no suele manifestar síntomas hasta que la inflamación o la irritación abarca la vagina y la vulva.

ATENCIÓN GENERAL ANTE LA VULVOVAGINITIS

Se efectúa una anamnesis ginecológica detallada y se realiza una exploración pélvica. La anamnesis debe abarcar detalles de la secreción vaginal, olor, irritación, prurito, ardor, hemorragia, disuria y dispareunia. Además, el médico obtiene información sobre la presencia de ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.