Skip to Main Content

ESTERTORES SIBILANTES

El aparato respiratorio está compuesto de parénquima pulmonar y vías respiratorias distensibles. La limitación del flujo de aire y una mayor resistencia de las vías respiratorias inducen el estremecimiento de sus paredes, lo cual genera ruidos de tono estridente conocidos como sibilancias. Tal nombre denota enfermedad obstructiva de las vías respiratorias, cuando es difusa, y obstrucción focal cuando es localizada. Sin embargo, puede haber una limitación importante del flujo sin sibilancias. El calibre interior de las vías intratorácicas normalmente aumenta durante la inspiración y disminuye durante la espiración, por lo que las sibilancias suelen ser más notables durante la espiración. La bronquiolitis es la causa más frecuente de sibilancias en lactantes, y el asma lo es en niños y adolescentes.

FISIOPATOLOGÍA

Las vías nasales generan la mitad de la resistencia total de las vías respiratorias. La resistencia en ellas puede aumentar en forma sustancial por la presencia de moco o edema de esa zona, un dato de importancia clínica, en particular en el lactante con bronquiolitis. Las vías respiratorias conductoras van de la tráquea a los bronquíolos terminales y no participan en el intercambio gaseoso. En zonas más distales, llamadas transicional y respiratoria, tienen un número cada vez mayor de alvéolos que constituyen las unidades de intercambio de gases.

El tejido pulmonar tiene propiedades elásticas. En cada uno de los pulmones y en la pared torácica, se ejercen fuerzas de estiramiento y retracción. En términos generales, se considera que el estado de reposo de tales fuerzas constituye la llamada capacidad residual funcional, el volumen pulmonar en el cual la fuerza elástica inherente hacia afuera de la pared torácica está en equilibrio con la retracción elástica inherente hacia el interior del pulmón distendido.2 Una consecuencia importante de la retracción elástica es la generación de fuerza en el pulmón para contraerse cuando se distiende por arriba de la capacidad residual funcional. La fuerza necesaria para distender el tejido elástico y la fuerza contraria resultante generada por el propio tejido elástico dependen de qué tan distendido esté el tejido respecto de este estado de equilibrio. En la capacidad residual funcional, normalmente el tejido está relajado al final de la espiración y la inspiración comienza con un esfuerzo mínimo al inicio de la contracción de los músculos inspiratorios. Sin embargo, en presencia de hiperinflación que excede la capacidad residual funcional, es necesario vencer esta fuerza elástica “hacia dentro” (retracción elástica) para comenzar una respiración, fenómeno conocido como presión auto-positiva al final de la espiración (auto-PEEP, auto-positive end-expiratory pressure). Por eso, en casos de hiperinflación, el paciente debe generar una presión inspiratoria negativa mayor para poder iniciar una respiración.

La inspiración es un proceso activo facilitado por el diafragma y los músculos intercostales externos, y durante el ejercicio participan también los accesorios (escaleno y esternocleidomastoideo).2 La espiración es normalmente un proceso pasivo facilitado por la retracción elástica ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.